El primer ministro italiano Silvio Berlusconi, que vuelve a reaparecer públicamente por revelaciones de su vida sexual, compareció el lunes ante un tribunal para la reanudación de uno de los cuatro procesos judiciales que se le siguen.

El primer ministro no hizo declaraciones mientras su caravana de vehículos ingresaba al tribunal de Milán por una puerta lateral, aunque poco después bromeó con los periodistas dentro de la corte. "Estoy bien, son ustedes los que se ven mal", les dijo con sorna.

Se le acusa a Berlusconi de sobornar al abogado británico David Mills para que mintiera en el tribunal en la década de 1990 a fin de proteger sus intereses financieros. Mills fue convicto en el 2009 por haber recibido un soborno de 600.000 dólares, pero el veredicto fue revertido por la corte suprema que falló que el caso había prescrito.