El presidente Evo Morales dijo el sábado que no le preocupa que Estados Unidos determinara que Bolivia fracasó ostensiblemente en su esfuerzo en la lucha antinarcóticos ya que considera que es un informe político.

El mandatario dijo en rueda de prensa que el "pecado" de su gobierno es ser antiimperialista y haber expulsado a la agencia antidrogas estadounidense DEA y al embajador de ese país en Bolivia, Philip Goldberg, por supuesto espionaje en 2008.

"Expulsar a la DEA, ese es el pecado que tiene el gobierno boliviano pero (me siento) feliz, contento, orgulloso de hacer respetar nuestra soberanía", agregó.

El líder boliviano, horas más tarde en Caracas, afirmó que "de Suramérica solo somos dos países descertificados por Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico" por mantener una política soberano y de no intervención en sus asuntos internos.

"Si tuviéramos bases militares en Venezuela, en Bolivia, seguramente nos certificarían en la lucha contra el narcotráfico", comentó durante una visita privada a su colega venezolano Hugo Chávez en el palacio de gobierno.

"Pero qué autoridad tiene Estados Unidos para descertificar, quién descertifica a Estados Unidos", ironizó Morales al afirmar que a Estados Unidos "nadie lo descertifica", pese a ser el país del mundo "donde más se trafica y se consume drogas", agregó.

El Departamento de Estados informó el jueves que Bolivia y Venezuela "fracasaron ostensiblemente" durante los últimos 12 meses en realizar esfuerzos significativos para cumplir las obligaciones a las que se han comprometido según acuerdos internacionales antinarcóticos,

Morales señaló que espera una campaña desde Estados Unidos de desprestigio a su gobierno y que sospecha de la detención del ex director de la Fuerza De Lucha Contra el Narcotráfico, el general René Sanabria por drogas en Panamá y llevado a Estados Unidos, donde en junio se declaró culpable de narcotráfico en una corte de Miami.

"Yo no sé que estarán preparando desde Estados Unidos con el general Sanabria, las suspensiones consecutivas de su audiencia para al condena correspondiente levanta muchas sospechas. ¿El general Sanabria, qué estará negociando para que su pena sea mas corta?", indicó Morales.

"A lo mejor está negociando la imagen del presidente conozco ese tipo de negociaciones que hace el imperio entonces es una acción política no es una tarea de lucha contra el narcotráfico. Prepárense qué no habrá, qué no vendrá. Estamos preparados, lo sé", añadió.

La semana pasada, Juan Ramón Quintana, el director Ejecutivo de la Agencia para el Desarrollo de las Macrorregiones y Zonas Fronterizas, acusó a Sanabria de ser un agente de la DEA para hacer quedar mal a Bolivia.

La embajada de Estados Unidos en Bolivia dijo el jueves a través de un comunicado que "Bolivia ha hecho esfuerzos suficientes para combatir la producción y el tráfico de narcóticos ilegales; sin embargo, no ha podido revertir el crecimiento de la producción de cocaína" que alcanzó a "195 toneladas métricas potenciales anualmente".

Según el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito presentado el 12 de septiembre, los cultivos de coca se incrementaron en 2010 en apenas un 0,3% hasta alcanzar 31.000 hectáreas, el menor incremento de los últimos cinco años.

Bolivia es tercer productor de coca y cocaína en el mundo después de Perú y Colombia.