La acción dentro del mundo del boxeo tiene este fin de semana al estadounidense Floyd Mayweather Jr. y al mexicano Saúl "Canelo" Álvarez como los dos grandes protagonistas con peleas que puedan colocar al primero más cerca del duelo con el filipino Manny Pacquiao y al segundo con la elite mundial.

De ahí que todo el centro de atención estará puesto en ver como llega Mayweather Jr. a la pelea que va a protagonizar contra el méxico americano Víctor Ortiz, un púgil zurdo de 24 años, que expone el título de campeón del peso welter versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

El púgil invicto estadounidense vuelve a subir al cuadrilátero después de más de un año sin pelear y para hacerlo ante un rival zurdo de calidad con vistas a la gran pelea que espera protagonizar en el futuro con Pacquiao.

Mayweather Jr., aunque ha intentado evitar a Pacquiao, sabe perfectamente que es la pelea que definirá su legado de cara al futuro, y en el 2012 ya habrá más espera, porque como también señaló el púgil filipino, será su último año en activo, para luego retirarse por completo al mundo de la política.

De ahí, que toda la guerra verbal y acciones de teatro que montó tanto Mayweather Jr. como Ortiz durante la ceremonia del pesaje, en el MGM Grand de Las Vegas, no fue más que el ritual de promoción de una pelea que el campeón invicto estadounidense no puede perder.

"Soy la figura, el que vende el espectáculo, por el que pagan para verme por la televisión de pago y lo volveré a demostrar en el cuadrilátero", declaró Mayweather Jr, que tiene marca perfecta de 41-0 y 25 triunfos por la vía del nocáut.

Mayweather Jr., de 34 años, que no boxea desde el 5 de mayo del 2010 cuando ganó en 12 asaltos a su compatriota Shane Mosley, es consciente que para llegar a enfrentarse a Pacquiao antes tiene que hacer al menos dos peleas y Ortiz será el punto de partida.

Ortiz, que pone en juego su título de campeón del CMB y tiene marca de 29-2-2, 22 combates ganados por la vía rápida, es consciente que ganar a Mayweather Jr. generaría la mayor sorpresa del año dentro del mundo del boxeo, pero se siente optimista de lograrlo, aunque todas las apuestas estén en su contra.

"Me he preparado muy bien para la pelea, puedo hacerle daño a Mayweather Jr. y lo voy a demostrar en el cuadrilátero", comentó Ortiz, que no ha escatimado esfuerzos para participar en todo tipo de acciones orientadas exclusivamente a promocionar la venta de la pelea. "He hecho todas las cosas que me van a permitir realizar una gran pelea".

A la espera de lo que puedan hacer el sábado por la noche en el cuadrilátero, de momento, en el pesaje, que generó el último "show" publicitario, ambos púgiles volvieron a insultarse verbalmente, agarrarse del cuello y asegurar que van a dar un buen espectáculo deportivo, que al final es lo que aprecian los aficionados al deporte del boxeo.

En una transmisión vía satélite de la ceremonia del pesaje de la otra cartelera desde Los Ángeles, Álvarez y su compatriota Alfonso Gómez también cumplieron con la ceremonia del pesaje para la pelea por el título superwelter del CMB, que está en poder del primero, considerado como uno de los púgiles mexicanos de más proyección de futuro.

Álvarez, que sale de favorito, se enfrentará a Gómez en el Staples Center, de Los Ángeles, y la pelea será previa al duelo que van a protagonizar Mayweather Jr. y Ortiz.

"Más de 20 cámaras de televisión se instalarán en Los Ángeles y Las Vegas para transmitir conjuntamente PODER ESTELAR", recordó el promotor Oscar De la Hoya.

Álvarez, de 21 años, tiene marca de 37-0-1, con 27 triunfos conseguidos por la vía del nocáut, y se presenta como el gran favorito ante un rival que asegura se ha preparado bien para la pelea que puede cambiar su vida si consigue la victoria.

Gómez, quien participó en el reality "The Contender", tiene entre sus víctimas a los exmonarcas mundiales Arturo Gatti (fallecido) y José Luis Castillo.

Como tercer gran aliciente de la jornada boxística del sábado con sedes en Las Vegas y Los Ángeles, respectivamente, el extriple campeón y leyenda del boxeo mexicano Erik Morales (51-7, 35 kos) se enfrentará a otra joven esperanza del boxeo de su país, Pablo César Cano (22-0-1, 17 kos) por el título vacante del peso súper ligero del CMB.

Un triunfo de Morales lo convertiría en el primer boxeador mexicano en lograr cuatro campeonatos en igual número de divisiones.

"Estoy contento de estar en Las Vegas en el mes de septiembre, que es el mes de México, y vamos a hacer una gran pelea", declaró Morales, refiriéndose a la celebración del Día de la Independencia.

Por primera vez en la historia del boxeo, la cadena de televisión de pago HBO trasmitirá dos carteleras simultáneas desde dos ciudades distintas.