Las fuerzas leales a Moamar Gadafi dispararon el domingo varios morteros y trataron de emboscar a los revolucionarios en el acceso norte a Bani Walid, bastión del ex mandatario libio.

El ataque sucede después de que ambas partes se enfrentaron durante la noche en el pueblo mientras los nuevos gobernantes de Libia enfrentan una feroz resistencia en sus esfuerzos por aplastar a los combatientes leales al fugitivo líder.

Los morteros hicieron blanco en una construcción donde las fuerzas revolucionarias se refugiaban y en el acceso norte del poblado, levantando arena y llenando el cielo con humo negro. Los combatientes opositores a Gadafi respondieron al fuego con cohetes y ametralladoras.

Los insurgentes del poblado cercano de Tajoura llegaron para reforzar a las fuerzas revolucionarias en el frente de Bani Walid.