El primer ministro designado de Haití, Garry Conille, que está pendiente de ser aprobado por el Senado, destacó hoy el "trabajo extraordinario" de los diputados, que votaron ayer de forma unánime a favor de su ratificación, y declaró que esa decisión es resultado del "diálogo" con los legisladores.

Durante una rápida sesión en la que no hubo debates, 89 de los 90 diputados presentes aprobaron el viernes la ratificación de la designación de Conille, ya que el presidente de la Cámara baja no puede ejercer el sufragio en esta situación.

En una entrevista a la emisora Radio Caribe, Conille indicó que en las negociaciones con los legisladores buscó enfatizar lo que une los haitianos y aislar lo que les divide.

El voto de los diputados atestigua "una toma de consciencia" el sentido de avanzar para abordar problemas profundos que afectan a Haití, como "el relance de la economía y responder a problemas de las personas desplazadas" que viven en campamentos improvisados desde el terremoto del año pasado, afirmó el médico.

Conille se dijo "optimista" frente a las próximas etapas de las diligencias para obtener su plena ratificación, que ahora pasará a conocimiento del Senado haitiano.

Si este exfuncionario de las Naciones Unidas recibe el voto favorable de los senadores, tendrá entonces que contar con la aprobación en las dos cámaras de su plan de Gobierno y de los miembros de su futuro gabinete.

El médico Conille, de 45 años, trabajó durante varios años en el sistema de las Naciones Unidas, donde se desempeñó como coordinador para el desarrollo en Níger, y también trabajó en su país para el Fondo de Población de la ONU.

Más recientemente, Conille fue jefe de la oficina del expresidente estadounidense Bill Clinton, quien es el enviado especial de este organismo en Haití.

Otros dos candidatos para primer ministro, Daniel Gérard Rouzier y Bernard Gousse, fueron rechazados anteriormente por las cámaras legislativas.

La Constitución haitiana establece que en caso de que el presidente del país no tenga mayoría en el Parlamento, como sucede con Michel Martelly -en el poder desde el pasado 14 de mayo-, tiene que designar un primer ministro en consulta con los presidentes de las dos cámaras legislativas.

Pese al triunfo de Martelly en las elecciones presidenciales, los haitianos dieron la mayoría en el Parlamento a Inité, la plataforma política liderada por el exmandatario René Préval (1996-2001 y 2006-2011).