El presidente Hugo Chávez desestimó el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) a favor de un opositor venezolano que demandó al estado de Venezuela por la violación a sus derechos políticos.

La CorteIDH ordenó la víspera a las autoridades venezolanas levantar las sanciones que le impiden al ex alcalde Leopoldo López postularse a un cargo de elección.

"No me corresponde a mi pronunciarme sobre los detalles jurídicos de este tema (el fallo)", dijo el gobernante en un discurso televisado durante el acto de bienvenida de su colega boliviano Evo Morales.

Pero opinó que "esa corte tristemente celebre" es parte "de los restos de las antiguas cadenas... y de ese sistema internacional... que protege a corruptos y que obedece al mandato del poder imperial (Estados Unidos) y de las burguesías (locales) que son parte de ese poder".

La Corte publicó el viernes en su página en internet el dictamen en el que estableció que el Estado venezolano "es responsable por la violación del deber de motivación y el derecho a la defensa en los procedimientos administrativos que derivaron en la imposición de las sanciones de inhabilitación" de López

El político de 40 años aspira a ser candidato presidencial en los comicios del 7 de octubre de 2012.

"Venezuela cuenta con una democracia consolidada, con unas instituciones consolidadas que saben responder, saben ocupar su puesto y defender el mandato constitucional", expresó Chávez. "Más allá del desespero de la burguesía buscando victimizarse, buscando un candidato sea quien sea".

Agregó el escrito que el Estado venezolano, por medio de sus órganos competentes, "debe asegurar que las sanciones de inhabilitación no constituyan impedimento para la postulación del señor López Mendoza en el evento de que desee inscribirse como candidato en procesos electorales a celebrarse con posterioridad".

López presentó en marzo del 2008 la demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la instancia que inicialmente es la que somete a consideración un pleito y decide si lo entrega o no a la Corte para que falle.

La Comisión pasó el caso a la Corte en diciembre del 2009 y le solicitó a ese tribunal que declarara que el Estado venezolano violó los derechos políticos de López.

El dirigente venezolano alegó en su demanda que el Estado violó sus derechos políticos al imponerle una inhabilitación de tres y seis años para el ejercicio de funciones públicas con lo que prohibió su participación en las elecciones regionales del 2008.

López argumentó que su sanción fue una medida administrativa y no una condena penal firme dictada por un juez competente, lo que iba contramano a los estándares convencionales.

Debido a la sanción impuesta y ante el rechazo de diferentes apelaciones ante la justicia venezolana, López no pudo presentar su candidatura en los comicios regionales del 2008.

El ex alcalde anunció el viernes el propósito de sumar su nombre a un abanico de contendientes cada vez más nutrido, los cuales competirán en unas primarias en febrero con el fin de elegir a un sólo candidato que le dispute el poder a Chávez.