Las cortes están dispuestas "en un futuro próximo" a conmutar las sentencias de dos estadounidenses condenados por espionaje, dijo el canciller iraní el sábado.

El poder judicial está dispuesto a cancelar las sentencias en un gesto de clemencia islámica, dijo Ali Akbar Salehi, pero no indicó cuándo podrían recuperar su libertad.

Salehi hizo estas declaraciones en una connferencia de prensa mientras se intensificaban los esfuerzos internacionales por lograr la libertad de los dos hombres.

Por su parte, el abogado Masoud Shafiel dijo a la Associated Press que estaba en el tribunal "adelantando el caso" de Shane Bauer y Josh Fattal. Confió en que la justicia iraní permita el pago de medio millón de dólares de fianza por cada uno a cambio de su liberación.

Bauer y Fattal fueron detenidos en la frontera entre Irán e Irak en julio del 2009 junto con Sarah Shourd, quien fue puesta en libertad por la mediación de Omán mediante el pago de otra fianza por 500.000 dólares. Los tres insisten en su inocencia.

La primera noticia sobre la posible fianza para Bauer y Fattal, que han estado presos más de dos años, la dio esta semana el presidente iraní Mahmud Ahmadineyad cuando dijo que los estadounidenses podían quedar en libertad en cuestión de días. Pero el poder judicial iraní respondió que el proceso de la fianza seguía en estudio.

Las versiones encontradas podrían reflejar la puja política entre el presidente y los clérigos que controlan los tribunales. Ahmadineyad y sus aliados son acusados de tratar de desafiar el poder del sistema islámico nacional.

Shafiei dijo que dos jueces debían firmar la documentación de la fianza antes de poner en libertad a los detenidos.

El sábado al mediodía el abogado iraní dijo que un juez ya había firmado y que el segundo podría hacerlo en cuestión de horas. Una vez que estén estampadas las dos firmas puede presentarse el dinero de la fianza, agregó.

Mediadores de Irak y Omán han pedido a Irán que deje en libertad a los dos por motivos humanitarios.

Un avión de Omán está en Tehrán para trasladar a los dos estadounidenses si quedan en libertad bajo fianza. También participan funcionarios suizos como representantes de los intereses estadounidenses en Irán, que no mantiene relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Los dos presos, ambos de 29 años, fueron sentenciados el mes pasado a tres años por entrada ilegal en Irán y otros cinco por espionaje en favor de Estados Unidos. Los dos niegan los cargos. Los estadounidenses dicen que pueden haber cruzado accidentalmente la frontera cuando iban de excursión en la región curda en el norte de Irak.