Un acuerdo de trabajo entre varias instituciones y organismos de República Dominicana y Haití ha posibilitado que casi 14.000 personas en ambos países hayan tenido acceso al agua potable y otras 450.000 recibido formación sobre su preservación y mejor aprovechamiento, según se informó hoy.

El convenio "Agua para el desarrollo", que se ejecuta desde 2008 y se extenderá hasta el año próximo, comprende a comunidades seriamente deprimidas cercanas a la frontera entre ambas naciones caribeñas y en una tercera etapa beneficia a varios barrios del municipio Santo Domingo Oeste.

Ejecutivos del programa dieron a conocer que su amplitud abarca la información sobre educación, salud, medio ambiente y equidad de género de los habitantes de esas localidades ubicadas en las provincias dominicanas de Elías Piña y Pedernales (suroeste) y de los Departamentos Central y Sureste de Haití.

La iniciativa cuenta con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y de la Fundación H+D (Humanismo más Democracia), cuyos responsables destacaron la manera en la que las comunidades han aprovechado la ejecución del proyecto.

Además de enseñar a utilizar y preservar el recurso del agua, los pobladores dominicanos y haitianos reciben asesoría y entrenamiento sobre el cultivo del café, la preservación de cuencas, información sobre la prevención de enfermedades causadas por el agua, y sobre la protección al medio ambiente.

El trabajo de información incluye, asimismo, la difusión de la radionovela "Clara", realizada por miembros de las propias comunidades beneficiarias, en la que se educa sobre la necesidad de consumir agua potable y evitar la contaminación de ríos, pozos y cañadas.

"Nos sentimos muy satisfechos por observar que el trabajo está llegando a esas personas, que trabajan con dignidad y ahínco por mejorar sus niveles de vida a través de los consejos educativos que reciben", expuso Marina Pimentel, responsable de la Fundación en Santo Domingo.

El convenio "Agua para el desarrollo" cuenta también con la colaboración del Instituto Dominicano de Desarrollo Integral (IDDI), Mujeres en Desarrollo (Mude), Movimiento Sociocultural de Trabajadores Haitianos (Mosctha), Instituto Haitiano de Desarrollo Integral (IHDI), Instituto Dermatológico Huberto Bogaert y la Fundación para el Desarrollo de la Juventud Rural (Fundejur).