El huracán María entró a tierra el viernes como categoría 1 en la provincia de Terranova, donde causaba intensos vientos y lluvias, sin que las autoridades hayan reportado de inmediato lesionados o destrozos.

Luego de entrar a tierra María fue degradada a tormenta tropical. Chris Fogarty, meteorólogo del Centro Canadiense de Huracanes, dijo que Terranova evitó lo peor del meteoro.

"Los peores vientos quedaron lejos de la costa", dijo Fogarty en una entrevista.

Muchos habitantes de Terranova se refugiaron en sus casas en esta provincia de la costa del Atlántico. Las escuelas cerraron.

Fogarty dijo que el pronóstico más reciente contempla 50 milímetros (2 pulgadas) de lluvia en algunas zonas. Con la tempestad se esperan ráfagas de hasta 110 kilómetros (68 millas).

La tormenta llega una año después de que el huracán Igor azotó Terranova como tormenta categoría 1. Un hombre murió a causa de Igor, que arrasó los caminos, destruyó puentes y causó cerca de 200 millones de dólares en daños en casi 200 comunidades.

Fogarty dijo que María no es una amenaza en materia de inundaciones, debido a que se mueve muy rápido.

Los servicios de bomberos y de emergencias de la provincia emitieron un comunicado diciendo que los residentes deberían prepararse para daños en los edificios y posibles apagones.

No se esperaban un mayor impacto en las plataformas y embarcaciones petroleras. Fogarty afirmó que dada la velocidad de María le impediría generar olas de más de seis metros (20 pies) en los Grandes Bancos.

La costa de la península de Labrador tendrá fuertes vientos y olas elevadas el sábado cuando choquen dos sistemas climáticos.