Marc Jacobs cerró el jueves la Semana de la Moda con una temática retro que confirmó algunas de las tendencias para la primavera y creó otras con una mezcla de cine, estilos del oeste y vestidos con la cintura baja.

Jacobs presentó una fila de modelos sentadas en sillas que recordaban a diferentes eras para crear el sabor de la próxima temporada.

Había algo de la década de 1920, de la de los 60 y lo que podría parecer un aíre del 2050 con toques de azul cielo, verde vivo, vino y blanco luminoso. Algunas modelos llevaban botas con los tobillos descubiertos y otras turbantes modernos. Hubo cuentas, influencias atléticas y un montón de faldas con capas.

Stephanie Solomon, vicepresidenta de dirección de moda en Bloomingdale, dijo que era un estilo muy de París en la época del jazz, sólo que actualizado a la época actual.

"Fue como un estilo de bar clandestino para el verano de 2011", dijo "Pero cuando ves la las telas innovadoras y cómo se dirigió el estilo fue muy, muy moderno".

Jacobs, uno de los favoritos en la ciudad, suele ser de los primeros en presentarse en los adelantos de temporada en Nueva York, antes de que los editores, vendedores y creadores de imagen vuelen a Europa, pero cambió su jugada en esta ocasión para permitir que hubiera más pedidos tras el paso del huracán Irene.

Joe Zee, director creativo de Elle, no se sentía incómodo.

"Siempre deberíamos terminar la semana así. Es como si él fuera el director de esta gran producción", dijo. "Me encanta que no es una interpretación literal de una sola cosa, es como un popurrí que funciona".

Otras colecciones que fueron presentadas el jueves incluían a los influyentes Ralph Lauren y Calvin Klein, quienes también reafirmaron algunas piezas clave, como un gran saco o chaqueta, dijo Solomon.

"No estoy hablando de sacos negros comunes, todo menos eso", dijo.

Lauren se inspiró en la novela "Great Gatsby", situada en los años 20, con pantalones de piernas anchas, algunos complementados con corbatas de caballeros que recordaban más al personaje Tom que a Daisy. Mientras que el brasileño Francisco Costa de Calvin Klein mostró chaquetas de seda y tejidos jacquard que usó como mantos sobre vestidos envolventes.

Otra marca estadounidense clásica, Bill Blass, preservó el pasado y creó un futuro en las manos de Jeffrey Monteiro, quien fue elegido hace casi dos años para revivir la línea después de años difíciles para la compañía.

Monteiro presentó sacos azul marino de cortes impecables y chaquetas, debajo de las que había en algunos casos un sostén recto.

RALPH LAUREN

La intersección entre la ropa deportiva y la elegancia se logró en la pasarela de Lauren y le da un lugar inigualable en la moda estadounidense.

Había un poco de ondas con un estampado floral, trajes para caballero en blanco, telas lujosas que daban una impresión acuosa y fluida además de cuentas con estilo Deco que conformaban la colección de los 20 de Lauren.

Lauren mostró una gran habilidad para combinar formas sencillas, que en realidad es lo más difícil, con detalles refinados como una bufanda de plumas color ostra o una sorprendente bolsa con cuentas.

Un traje de color marfil con una camiseta sin mangas en satén, complementado con una bolsa de mano de lino con bordados y sandalias marfil es algo más complicado que un modelo lleno de decoración.

"Es muy reconocido por su ropa codiciada, memorable y moderna", dijo Glenda Bailey, editora en jefe de Harper's Bazaar.

Virginia Smith, directora de mercadotecnia de moda en Vogue agregó: "Esto es parte del mundo de Ralph Lauren y estamos viviendo en él".

A Smith le gustaron especialmente los vestidos de gala, los detalles florales y de diosa.

"Eran impactantes".

Olivia Wilde parecía especialmente interesada en un vestido azul turquesa con cintura ceñida y cuentas en la cadera. Quizá se preguntaba si el equipo de Lauren lo podría tener tan rápido como para que lo usara en los premios Emmy del domingo.

PROENZA SCHOULER

Considerada una de las colecciones mas influyentes en las pasarelas, la muestra del dúo del diseñador de ascendencia cubana Lázaro Hernández y Jack McCollough pareció dar un paso al frente con formas más definidas.

Pero también confirmaron las tendencias nuevas con toques optimistas de amarillo y acua, figuras sencillas y muchos estampados.

El primer modelo que mostraron era una chaqueta con botones y pantalones que a pesar de ser súper cortos no perdían el buen gusto en color marrón obscuro y estampado de tigre.

Los diseñadores también incluyeron rafia en croché, con un poquito de brillo y detalles geométricos que emanaban distinción y técnica. Presentaron también telas en crepé que envuelven suavemente el cuerpo, lo que demostró que Hernández y McCollough siguen experimentando con texturas y siluetas.

CALVIN KLEIN

Costa mostró un cambio ante otras colecciones que se vieron en la Semana de la Moda, con vestidos que eran más largos en el frente y más cortos en la parte de atrás. Sus faldas rectas y con tableados recordaban un poco de los años 40.

"Es una temporada muy emocionante porque, creo que lo que quería mostrar con la colección es que son piezas muy femeninas que fueran muy relevantes para nuestros días (...) nada de trucos sólo calidad en la hechura y cortes interesantes", dijo Costa tras bambalinas.

La colección también incluyó pantalones de piernas anchas, con chalecos con cuellos tipo chal y faldas pantalón que resaltaban tacones altísimos.

___

La periodista de The Associated Press Jocelyn Noveck en Nueva York contribuyó con este despacho.

___

Samantha Critchell está en Twitter como @ap_fashion