Dos integrantes de una delegación legislativa de Maryland cuestionaron el impacto de los cambios en las visas que aumentarán los salarios para los trabajadores inmigrantes en las plantas procesadoras de mariscos.

La senadora Barbara Mikulski y el representante Andy Harris dijeron el jueves que las nuevas regulaciones, que entrarán en vigor el 1 de octubre para los empleados con visa tipo H-2B, amenaza a la industria de mariscos del estado y los empleos que genera.

Grupos del sector presentaron una demanda en Louisiana para bloquear los cambios.

Harris dijo al diario The Star Democrat de Easton que los cambios incrementarán los precios de los mariscos, permitiendo que productos extranjeros dominen el mercado.

Mikulski considera que no tiene sentido que una regulación que intenta ayudar a los trabajadores cueste empleos a los estadounidenses. La legisladora dijo que peleará para aplazar la ley hasta que sea completado un análisis sobre el impacto económico en el sector de los alimentos del mar.