La ciudad de La Paz estaba paralizada el viernes por una huelga convocada por juntas vecinales en disputa con tres municipios vecinos por límites territoriales.

El comercio, los mercados, una mayoría de oficinas públicas y privadas y gran parte de la banca cerraron puertas debido a la ausencia de transporte público. Los manifestantes bloquearon rutas desde temprano y paralizaron la ciudad a pesar de que el transporte masivo dijo que no acataría la protesta.

El paro de un día tiene el respaldo del alcalde de La Paz, Luis Revilla, quien denunció que tres pequeños municipios vecinos pretenden cercenar la jurisdicción territorial de esta capital. La disputa afecta a más de un centenar de barrios paceños.

Revilla y líderes vecinales insinuaron que la disputa por los límites está alentada por el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido del presidente Evo Morales, adversario político de Revilla. El gobierno negó tener injerencia en el conflicto.

La policía no reportó incidentes.