Uno de los cuatro mineros atrapados en una mina de carbón en el sur de Gales ha sido hallado muerto, informó hoy un portavoz de la Policía galesa.

Los servicios de rescate que intentaron entrar hoy en la mina de carbón, donde se halló al minero fallecido, debieron regresar a la superficie por la peligrosa situación en que se encuentra el lugar.

Los mineros, de entre 39 y 62 años, quedaron atrapados ayer por la mañana en la mina de Gleision, en el valle de Swansea (sur galés) a unos 90 metros de profundidad, después de que otros tres consiguieran ser rescatados por los servicios de emergencia.

Un equipo especializado en este tipo de rescates trató de penetrar en la mina, pero debió regresar a la superficie cuando estaba a unos 30 metros de profundidad ya que había restos de escombros que dificultaron las labores.

Según el Servicio de Rescate del Sur de Gales, sus trabajadores esperaban evaluar la situación de la mina pero no pudieron continuar más allá de los treinta metros de profundidad.

El diputado laborista Peter Hain, parlamentario por la circunscripción galesa de Neath, dijo hoy que ha sido una noche muy difícil para las familias y reconoció que la situación es "grave".

Los alrededores de esta pequeña mina, que se encuentra en un lugar remoto en el Valle de Swansea, están acordonados por la policía y en la entrada hay coches de bomberos y ambulancias.

La mina de carbón de Gleision lleva en funcionamiento desde 1993 y es una de las pocas que quedan en la zona después de que la mayoría cerrara en los últimos años.