La próxima misión tripulada a la Estación Espacial Internacional (EEI) partirá el próximo 14 de noviembre, tras el accidente de un carguero ruso en agosto que obligó a reestructurar el calendario de vuelos, informó hoy la NASA.

El comité de control de la Estación Espacial, con representación de todas las agencias que participan en la EEI, decidió retomar el programa de relevo de la tripulación tras las conclusiones presentadas por la agencia espacial rusa sobre el accidente el pasado 24 de agosto de una nave de carga Progress 44.

La NASA indicó en un comunicado que acordó junto con sus socios internacionales que la próxima misión tripulada parta el 14 de noviembre del cosmódromo de Bikonur, en Kazajistán, con los cosmonautas rusos Anatoly Ivanishin y Anton Shkaplerov, y el estadounidense Dan Burbank a bordo.

Esta semana la agencia espacial rusa había indicado que el lanzamiento podría ser en torno al 14 o el 15 de noviembre. Según la NASA, las fechas están sujetas a algunos cambios "de menor importancia" relacionados con los plazos necesarios para preparar los vehículos, pero el rango de fechas está fijado.

"Nuestra principal prioridad es la seguridad de los miembros de la tripulación", señaló el director del programa de la EEI de la NASA, Michael Suffredini, quien destacó la "increíble cantidad" de trabajo que han realizado sus colegas rusos para determinar el origen de la fuga del cohete que causó el accidente y desarrollar un plan que permita volver a volar en condiciones seguras.

Suffredini aseguró que el plan aprobado hoy permitirán cumplir esta prioridad y además garantizar que los astronautas sigan habitando la estación de manera ininterrumpida.

Se temía que si no se encontraba la causa del fallo del cohete la estación se quedara sin tripulación por primera vez en su historia, ya que los cohetes propulsores del carguero son muy similares a los que utilizan las naves tripuladas Soyuz y los rusos interrumpieron inmediatamente los lanzamientos hasta solucionar el problema.

El pasado 24 de agosto un carguero espacial no tripulado se estrelló poco después de su lanzamiento a causa de un fallo en el cohete propulsor Soyuz-U, el mismo que utilizan las naves Soyuz, las únicas con las que se pueden realizar los reemplazos de tripulación desde que EE.UU. retiró sus transbordadores espaciales.

La tripulación permanente de la EEI, que suele ser de seis personas, quedará temporalmente reducida a tres tras la vuelta a la Tierra del astronauta estadounidense Ron Garan y los cosmonautas rusos Andrey Borisenko y Alexander Samokutyaev este viernes, después de 164 días en el espacio.

El comandante de la expedición 29, el estadounidense Mike Fossum, el japonés Satoshi Furukawa y el ruso Sergei Volkov permanecerán a bordo hasta que los próximos tres miembros de la tripulación lleguen el 16 de noviembre, dos días más tarde del lanzamiento.

Según el plan trazado, está previsto que Fossum, Furukawa y Volkow regresen el 22 de noviembre, una semana más tarde de lo previsto, y sus tres compañeros de misión trabajarán solos durante 36 días hasta que se complete la tripulación a finales de diciembre.

Está previsto que el astronauta de la NASA Don Pettit, el ruso Oleg Kononenko y el holandés de la Estación Espacial Europea (ESA), Andre Kuipers, partan en una Soyuz en torno al 26 de diciembre, aunque la fecha de este último lanzamiento está en revisión.

La agencia espacial rusa anunció esta semana que el 1 de noviembre lanzará el carguero "Progress M-13M", no tripulado, que servirá para comprobar el estado de los cohetes Soyuz-U.