El primer ministro belga en funciones, Yves Leterme, aseguró hoy que su marcha a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) no significa que "huya" de la crisis política que atraviesa su país desde hace quince meses, sino una "oportunidad de regenerarse".

En una entrevista concedida a varias cadenas flamencas de televisión, Leterme indicó que piensa en otros horizontes políticos desde que su partido, los democristianos flamencos de la CD&V, perdió en junio del año pasado las últimas elecciones generales, tras las cuales las fuerzas políticas aún no han conseguido un acuerdo para formar un nuevo Ejecutivo.

"No estoy harto de la política, pero es hora de que otros se hagan cargo de las responsabilidades", dijo Leterme, quien lleva al frente de un gobierno en funciones desde hace más de 450 días y que hoy fue confirmado en el puesto de secretario general adjunto de la OCDE por la organización con sede en París.

La situación de las negociaciones entre ocho partidos para la formación de una nueva coalición de gobierno ha mejorado desde hace dos días, cuando Leterme sorprendió con el anuncio de que tenía previsto partir a la OCDE antes de final de año.

En estas últimas 48 horas los negociadores de los partidos han logrado un acuerdo histórico para escindir el distrito electoral de Bruselas-Hal-Vilvorde, que enfrenta directamente los intereses lingüísticos de francófonos y flamencos.

Leterme, en unas declaraciones que recoge la agencia Belga, se felicita de la consecución de ese acuerdo, e insiste en la necesidad de que haya en Bélgica un Gobierno "de pleno ejercicio" lo antes posible.

Añadió que sería "surrealista" que los negociadores no se hicieran cargo ahora de la tarea de elaborar el presupuesto federal para 2012, y recordó que "el presupuesto es el instrumento de la política socio-económica por excelencia".