Ecuador obtendrá bonos de carbono de la ONU por valor de 20 millones de dólares por un proyecto eléctrico en un campo petrolero en la Amazonía que reutiliza el gas sobrante para generar electricidad, dijo hoy el presidente del país, Rafael Correa.

Cada bono de carbono, denominado Certificado de Reducción de Emisiones, equivale a una tonelada de dióxido de carbono (CO2) que no se emite a la atmósfera.

Hasta ahora para generar energía se llevaba el diesel al campo petrolero Edén Yuturi, pero desde hoy se reutiliza el gas sobrante del proceso de extracción de crudo, lo que generará un ahorro de 70 millones de dólares al año para Ecuador, explicó el presidente en una visita a las instalaciones.

El campo está en Pañacocha, en la provincia de Sucumbíos, en la frontera entre Ecuador y Colombia, y es una demostración del objetivo de Ecuador de explotar sus recursos naturales con el mínimo impacto ambiental posible, según su Gobierno.

"Sí a la explotación petrolera, minera e hídrica, pero con responsabilidad social y ambiental", manifestó Correa en un acto delante de los trabajadores de la petrolera estatal Petroamazonas, la empresa que ha creado este sistema.

El mandatario explicó que el coste de la planta eléctrica ha sido de alrededor de 35 millones de dólares, pero dijo que Ecuador obtendrá 20 millones de dólares en bonos de carbono como compensación por las emisiones reducidas.

Por el momento, esta planta de generación eléctrica funciona el 90 % con gas y el otro 10 % con crudo, pero para mayo de 2012 se espera que toda la planta trabaje plenamente con gas.

Hasta hoy, el gas sobrante del proceso de extracción de petróleo se quemaba, por lo que la Amazonía ecuatoriana era iluminada por una enorme llama.

Correa dio el pistolazo de salida al nuevo sistema y la llama casi se apagó hasta el final, algo que hará definitivamente el año que viene cuando la planta sólo funcione con gas.

Por su parte, el ministro de Recursos Naturales No Renovables, Wilson Pástor, resaltó que con este sistema eléctrico, que generará hasta 35 megavatios, Ecuador dejará de emitir a la atmósfera "lo mismo que contaminan 70.000 vehículos", pues el proyecto evitará la quema de entre seis y nueve millones de pies cúbicos de gas por día.

En una apretada agenda por la Amazonía, Correa visitó varias infraestructuras locales acompañado, además, de los ministros de coordinador de Sectores Estratégicos, Jorge Glass, de Medio Ambiente, Marcela Aguiñaga, y del secretario general del Instituto para el Ecodesarrollo Regional Amazónico (Ecorae), Carlos Viteri.

En una visita a la localidad de Pañacocha, el gerente de Petroamazonas, Osvaldo Madrid, indicó que desde que el año pasado se abrió la planta petrolera con el mismo nombre, el Estado ha ingresado 497 millones de dólares, de los cuales el 12 % se utilizarán para el desarrollo de las comunidades locales y construir "las nuevas ciudades del milenio" con todos los servicios básicos.

Correa resaltó que antes la riqueza petrolera se iba para "Quito, Guayaquil, Miami y aquí (en la Amazonía) quedaba la contaminación y la basura", algo que va a cambiar con los recursos que ahora se van destinar a la zona, según él.

El mandatario advirtió de que este dinero tiene que servir para generar otras actividades económicas, como el desarrollo del turismo, porque el petróleo eventualmente se acabará.

"El futuro de la Amazonía no es el petróleo, el petróleo es para desarrollar otras actividades como turismo, hoteles, aeropuertos" que sean amigables y respeten el medio ambiente, así como las tradiciones ancestrales de los habitantes de la zona, subrayó el mandatario.

Dentro de este proyecto, se espera que se desarrollen en Pañacocha y Cuyabeno, dos comunidades en la Amazonía y de la área actuación de Petroamazonas, servicios básicos como agua potable, sistema de manejo de desechos, infraestructura portuaria, generación de electricidad, nuevas viviendas, escuela, centro de salud, entre otras.

Además se prevé construir un mercado y centro de acopio, y un hotel comunitario.