La Segunda Sala de lo Penal rechazó el viernes anular la sentencia de primera instancia en la que tres directivos del diario El Universo y un columnista que fueron condenados a pagar en conjunto 42 millones de dólares y purgar tres años de prisión por haber publicado un artículo que contenía injurias hacia el presidente Rafael Correa.

Los abogados del diario adujeron fallas procesales y que los jueces no respetaron los plazos establecidos en la ley para requerir la nulidad del juicio, una gestión al margen de las apelaciones que ambas partes presentaron y en la cual un tribunal de alzada deberá ratificar o rectificar el fallo del 20 de julio.

Correa se presentó a la audiencia en la que se dio a conocer el rechazo a la nulidad.

Citado por el diario oficial El Ciudadano, el presidente dijo que "independientemente del resultado de este juicio, ya algo cambió y para siempre en el país: se le perdió el miedo a los abusos de la prensa".

Tras salir de la Corte, el canciller Ricardo Patiño, dijo que "el presidente Correa ha puesto por primera vez el cascabel al gato, aquellos que se creían impunes y siempre podían insultar, atacar, maltratar, acabar a la gente y nunca se les hacía nada, ahora nuestro presidente le ha puesto el cascabel al gato".

Añadió que "ojalá que este sea el primer paso para que la prensa, especialmente la gran prensa que ha manejado al país por muchos años, no tenga más impunidad".

Los alrededores de la corte estaban protegidos por un fuerte contingente policial y militar, mientras que decenas de simpatizantes de ambos bandos expresaban a gritos su adhesión.

El Universo, que conmemoró en la jornada su aniversario, dijo que "cumplimos 90 años; llamados a nueva audiencia en la Corte".

Antes de difundirse la decisión judicial, el directivo del diario Carlos Pérez había declarado a la radio Sonorama en los exteriores del tribunal que "van a mantener la sentencia, eso es indiscutible. Son abusos tras abusos".

La disputa entre El Universo y Correa comenzó tras la publicación el 6 de febrero de una artículo en el que el entonces editor de opinión Emilio Palacio acusaba a Correa de "haber ordenado fuego a discreción y sin previo aviso contra un hospital lleno de civiles y gente inocente" en referencia al operativo con el que militares liberaron el 30 de septiembre al presidente después de que policías lo secuestraron y retuvieron contra su voluntad en un hospital de la institución, una acción que el mandatario consideró un intento de golpe de Estado.

Correa también demandó el 28 de febrero a los periodistas Juan Carlos Calderón y Cristian Zurita, autores del libro "El Gran Hermano", en el que denunciaron que el mandatario conocía los contratos suscritos entre el 2007 y el 2009 entre su hermano Fabricio Correa y el estado, lo que está expresamente prohibido por ley.

Correa ordenó terminar esos acuerdos en junio de 2009 y ha negado que estuviera al tanto de los negocios de su hermano.