La economía dominicana crecerá en 2011 entre 4% y 5%, un punto porcentual menos de lo esperado, debido a la crisis financiera global y los altos niveles de inflación.

Una misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), presidida por Alejandro Santos, explicó en un comunicado difundido el viernes por el Banco Central que la reducción en las expectativas de crecimiento del producto interno bruto (PIB) se debe a las "condiciones externas menos favorables".

El Banco Central y el FMI estimaban de forma original, como parte de los compromisos asumidos por el gobierno dominicano en un acuerdo "stand-by", que durante el 2011 la economía crecería entre 5% y 6% y la inflación se mantendría por debajo del 7%.

Ante el incremento de las materias primas en los mercados internacionales, el FMI elevó en junio pasado de 7% al 8% el tope de la inflación estimado para 2011 como parte de las metas del acuerdo.

Santo destacó el viernes que "la inflación sigue en aumento, impulsada principalmente por los precios de las materias primas" en los mercados internacionales.

Estadísticas del Banco Central mostraron esta semana que la inflación durante los últimos 12 meses se ubicó en 10,18%, la más alta desde que comenzó en 2008 la crisis financiera global y de abastecimiento de alimentos básicos.

Al concluir una visita de dos semanas para evaluar los alcances del acuerdo "stand-by" suscrito en 2009 para un plazo de 29 meses, Santos explicó que el gobierno no ha alcanzado la meta de reducir el déficit fiscal al 3% del PIB, que en 2100 fue 53.000 millones de dólares.

Tampoco ha logrado su compromiso de aminorar el déficit del sector eléctrico, que en 2010 llegó a 700 millones de dólares, indicó el FMI.

Como parte de sus compromisos con el organismos internacional, el gobierno ha incrementado en cerca del 20% la tarifa eléctrica y en junio aprobó un paquete de medidas fiscales, que incluyen impuestos a los juegos de azar, que generó protestas populares.