Cuadrillas de rescate bombearon agua del casco de un crucero noruego que escoraba peligrosamente el viernes, un día después de que un incendio causara la muerte de dos tripulantes y la evacuación de otras 260 personas, dijeron funcionarios.

Jon Steven Hasseldal, jefe de la policía, dijo que la nave estaba escorando 21,7 grados, en un ángulo muy superior a los 20 grados, que se consideran el punto crítico.

"Sin embargo, consideramos que es lo suficientemente seguro como para enviar a un equipo para que coloque en su interior una bomba de extracción de agua", dijo Hasseldal a The Associated Press.

El jueves, un incendio en la sala de máquinas del barco MS Nordlys obligó a los pasajeros a evacuar la nave frente a la costa occidental de Noruega poco antes de atracar en el puerto de Aalesund, a 375 kilómetros (230 millas) al noroeste de Oslo.

Los 207 pasajeros fueron evacuados en botes salvavidas o después, una vez que el crucero atracó en puerto. Dos tripulantes fueron hallados muertos en el interior de la sala de máquinas y otros nueve fueron trasladados a un hospital, dos de ellos con lesiones graves. Tres socorristas recibieron atención médica por inhalación de humo.

El MS Nordlys, que partió de Bergen rumbo al sur de la escarpada costa occidental de Noruega, es uno de varios barcos usados por la línea de cruceros Hurtigruten en la zona a 2.500 kilómetros (1.500 millas) hacia el poblado de Kirkenes, cerca de la frontera con Rusia y muy por encima del círculo Artico.