Combatientes revolucionarios libios están luchando el sábado por reagruparse afuera de Bani Walid, una ciudad que es bastión de las fuerzas leales a Moamar Gadafi, después de que tuvieron que retroceder ante la feroz resistencia de los seguidores del ex mandatario libio.

No había señales de que las fuerzas opositoras a Gadafi se estén organizando para dar otro asalto en el enclave montañoso, a unos 140 kilómetros (90 millas) al sureste de la capital, Trípoli.

Los combatientes se replegaron el viernes después de enfrentar disparos de francotiradores y granadas de las unidades leales a Gadafi que ocupaban posiciones estratégicas sobre la entrada del valle hacia el pueblo.

Mientras tanto, más familias huían de Bani Walid.

Los combates coincidieron con otra ofensiva revolucionaria en Sirte, el pueblo natal de Gadafi, en la costa del Mediterráneo, donde hubo fuertes contraataques de combatientes que apoyan el viejo régimen.