Las autoridades de EE.UU. cerraron los accesos de la base militar Davis Monthan, en Tucson (Arizona), tras detectar "actividad sospechosa", aunque aseguraron que no ha habido disparos y que nadie ha resultado herido.

Ninguna persona puede en estos momentos salir de la base ni entrar en ella, después de que las autoridades advirtieran que un hombre armado había entrado en el recinto, según un comunicado de la Davis Monthan.

Se desconoce si el individuo es civil o militar, y no se tiene noticia de que alguien haya sido detenido hasta ahora.

La base de la Fuerza Aérea de EE.UU. permanece cerrada hasta que se aclare lo ocurrido y se identifique al sospechoso.

Las autoridades han insistido, ante los comentarios que ha provocado la noticia en los medios locales, en que no ha habido disparos y nadie ha resultado herido.