Después de actuaciones decepcionantes en un par de entregas de premios este año, la ceremonia de los Emmy del domingo podría revertir la situación.

Para el productor Mark Burnett, el exitoso creador de populares reality shows ("Survivor" y "The Apprentice") que enfrenta su primera gran ceremonia de premios, es la oportunidad de convertirse en héroe... siempre que sea fiel al refrán de que "la tercera es la vencida".

Sin duda tendrá en cuenta los dos fracasos de la temporada 2011. Ricky Gervais confundió la ceremonia de los Globos de Oro con una comedia donde vuelan los dardos sin piedad, mientras que los maestros de ceremonia de los Oscar, James Franco y Anne Hathaway, rebajaron la noche más esplendorosa de la industria al nivel de una fiesta estudiantil.

"Los ojos de todos se concentrarán en los Emmy debido a las frustraciones" de los Oscar y los Globos, comentó Matt Whitfield, editor de programas especiales de Yahoo Entertainment.

También se fijarán todos en Burnett, quien mete mano a los Emmy después de producir la ceremonia cinematográfica de MTV durante cinco años y los People's Choice Awards por dos.

Burnett sigue los pasos del veterano productor Don Mischer, cuyas múltiples ceremonias de los Emmy incluyeron la aclamada versión del 2010 presentada por Jimmy Fallon, que lució un chispeante número de danza con el elenco de "Glee", Tina Fey y otras estrellas.

Pero el desafío será exigente. La ceremonia del 2008 se propuso homenajear la televisión-realidad reuniendo a cinco de los presentadores del género, incluso profesionales como Ryan Seacrest de "American Idol" y Tom Bergeron de "Dancing With the Stars", para compartir la tarea. Pero el quinteto no se lució precisamente.

Burnett aseguró estar listo para enfrentar el desafío.

"Es un gran honor", afirmó. "Es un programa muy importante en la industria y, habiendo estado antes en el escenario y ganado, sé cómo se siente".