El abridor Ross Ohlendorf siguió los consejos del manejador Clint Hurdle, de los Piratas de Pittsburgh, y simplificó su trabajo en el montículo para silenciar al bateo de los Dodgers de Los Ángeles que cayeron derrotados por 6-2 en su propio campo.

La derrota matemáticamente dejó ya eliminados a los Dodgers de la fase final del campeonato dentro de la Liga Nacional, mientras que los Piratas ya estaban con marca perdedora por 19 temporadas consecutivas, la peor racha en la historia del deporte profesional de Estados Unidos.

Ohlendorf (1-2), que también ayudó su causa al pegar jonrón de tres carreras en el segundo episodio, trabajó siete imparables para espaciar cuatro imparables con dos carreras limpias, no dio bases por bolas y abanicó a seis bateadores para lograr su primer triunfo de la temporada en siete salidas al montículo.

El lanzador derecho tejano, que tuvo la quinta salida de abridor desde que el pasado 23 de agosto fue dado de alta de la lista de lesionados, en apertura anterior sólo se mantuvo dos episodios en el montículo para permitir seis imparables contra los Marlins de Florida.

Ohlendorf ganó por primera vez de visitante desde el 11 de agosto del 2009 en partido disputado contra los Rockies de Colorado.

El relevista All-Star Joel Hanrahan consiguió poner "out" al bateador emergente Aaron Miles con elevado por el jardín izquierdo y las bases llenas para conseguir el trigésimo octavo salvamento en 41 oportunidades.

La derrota fue para el abridor Dana Eveland (2-1), que lanzó cinco episodios y cedió ocho imparables con cuatro carreras limpias, no dio bases por bolas y abanicó a cuatro bateadores.

El abridor zurdo de los Dodgers realizó 35 lanzamientos en el segundo episodio cuando el bateo de los Piratas produjo cuatro carreras para decidir la suerte del partido.