La combinación del bateo oportuno el jardinero derecho David DeJesus y el buen pitcheo del abridor Brandon McCarthy fue la clave que permitió a los Atléticos de Oakland ganar por 6-1 a los Tigres de Detroit.

A pesar de la derrota, el triunfo de los Vigilantes de Texas por 7-4 ante los Indios de Cleveland permitió a los Tigres dejar en uno el número mágico para asegurarse el título de la División Central de la Liga Americana cuando todavía faltan 12 partidos para concluir la temporada regular.

Los Tigres, que rompieron racha de 12 triunfos consecutivos, su mejor racha en 77 años, no han ganado nunca el título de la División Central y tampoco otro desde la temporada de 1987.

La última vez que consiguieron el título estaban en la División Este y se dio hace más de 25 años.

El manejador de los Tigres, el veterano Jim Leyland, dijo que ahora si estaban cerca del gran objetivo por el que habían luchado los últimos años y que podría fumarse un buen puro habano.

De ahí que el resultado ante los Atléticos no tuviese mayor importancia, pero DeJesus fue su verdugo en el ataque al pegar un jonrón de tres carreras en el primer episodio.

McCarthy (9-8) trabajó siete entradas para espaciar cinco imparables con una carrera limpia permitida, dio una base por bolas y abanicó a ocho bateadores para aprovechar del bateo oportuno y productivo que le puso el ataque de su equipo.

El jardinero izquierdo Delmon Young (9) fue el único que pudo hacer daño a McCarthy al pegar jonrón solitario en la parte alta de la tercera entrada, pero ahí se quedó toda la reacción de la ofensiva del equipo de Detroit.

La derrota fue para el abridor Max Scherzer (14-9), que aguantó sólo cinco entradas en el montículo y le castigaron con siete imparables --incluidos tres jonrones--, y cinco carreras limpias, dio una base por bolas y abanicó a ocho bateadores.