La industria de la harina de maíz blanco precocida, que se utiliza para elaborar la arepa, que es alimento más popular de los venezolanos, está comprometida "seriamente" debido al rezago en los ajustes de precio del producto, denunció el jueves Alimentos Polar, la mayor productora de alimentos procesados del país.

Alimentos Polar, que es una de las principales productoras de harina de maíz precocida, dijo en un comunicado que el sector enfrenta una "difícil situación" debido a que el ajuste de 20,47% en el precio del producto, que acordó a inicios de mes el gobierno, no cubre los costos de producción.

El gobierno fijó el primero de septiembre el precio de la harina de maíz blanco precocida en 4,06 bolívares (94 centavos de dólar).

La compañía indicó que el aumento de precio de la harina precocida es "insuficiente" frente al aumento de 30,43% que aprobó el Ejecutivo para el maíz blanco "pues no reconoce el rezago en los precios del productos".

"Se impide que la agroindustria cuente con una rentabilidad justa y se compromete seriamente la viabilidad del sector", afirmó la empresa.

Alimentos Polar rechazó en un comunicado la declaración que ofreció en la víspera el director del estatal Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual, José Villalba, quien aseguró que el grupo vendió su emblemática marca Harina P.A.N. a una corporación canadiense.

Alimentos Polar forma parte de la corporación Empresas Polares que es el mayor grupo económico privado del país que genera unos 30.000 empleos directos y 180.000 indirectos.

El grupo posee 17 centros de producción en Venezuela y tres plantas en Colombia. Entre los productos que fabrican figuran: cereales, margarina, salsas, quesos, vinagres, enlatados, productos de mar congelados, bebidas, helados, mermeladas, alimentos para animales, cerveza y vinos.

Desde hace ocho años en Venezuela está vigente un control de cambio y de precios sobre más de un centenar de productos.

A pesar de las estrictas regulaciones de precios Venezuela viene enfrentando desde seis años una de las mayores tasa de inflación del mundo.

En los últimos doce meses los precios han crecido 25,8%.