Una teniente de la Fuerza Aérea de EEUU, que el 11 de septiembre de 2001 levantó vuelo en una misión casi suicida para derribar un avión comercial en manos de los terroristas, no pudo descartar que su propio padre pilotaba la nave, informó hoy el diario The Washington Post.

La entonces teniente Heather Penney y el coronel Marc Sasseville fueron los primeros pilotos de aviones de combate F-16 que, después que dos comandos terroristas tomasen control de aviones comerciales y los llevaran a estrellarse en el World Trade Center, recibieron órdenes de levantar vuelo en defensa del espacio aéreo de Washington DC.

Los terroristas habían conducido a otro avión a estrellarse en el Pentágono, y un cuarto avión -el vuelo United 93- estaba bajo control de los terroristas y se temía que lo condujeran a estrellarse en el Congreso o la Casa Blanca.

Por falta de tiempo, Penney y Sasseville tuvieron que levantar vuelo sin munición ni misiles en su avión, con órdenes de colisionar el Boeing 757 si era necesario para impedir el ataque a la capital.

El diario The Washington Post indicó hoy que, después que publicase la historia de Penney, la madre de la soldado, Stephanie Penney, añadió detalles: el padre de la piloto de la Fuerza Aérea era piloto de United y durante un mes había conducido vuelos comerciales en la Costa Este.

Heather Penney no tenía forma de saber si esa mañana su padre, John, estaba en la cabina del vuelo 93 de United o no.

Los pasajeros y la tripulación del vuelo United 93, enterados por teléfono celular de los otros ataques terroristas, se organizaron para luchar con los piratas a bordo de su avión y la lucha terminó con la caída del avión en Pensilvania y la muerte de todos sus ocupantes.

"Esto puede sonar como si una no tuviese sentimientos. Quiero decir, bien podría haber sido mi padre el piloto allí", dijo Penney desde Reno (Nevada) donde ahora ella y su padre compiten, en sendos equipos, en la Carrera Aérea Anual de Reno.

"Pero, francamente, no había forma de que yo supiera si él estaba ahí, y tampoco hubiese cambiado en absoluto lo que yo debía hacer", añadió.

En esa mañana de septiembre de 2001, Penney no había podido contactarse con su familia, no sabía si su padre estaba volando, tampoco conocía la identidad del avión capturado por los terroristas, explicó el Post.

"Después sí hablamos sobre la posibilidad de que yo hubiese estado en ese avión", dijo al Post el coronel Penney. "Ella sabía que yo tomaba turnos en esas rutas. Pero no ha habido drama en torno a eso, nunca hemos tenido un choque emocional".

"Heather es una piloto de combate, yo soy piloto de combate", añadió el padre.