La jueza instructora de Milán Stefania Donadeo instó hoy a la fiscalía a que pida el envío a juicio del presidente del Gobierno italiano, Silvio Berlusconi, por la publicación de escuchas telefónicas de procedencia ilícita en el diario "Il Giornale", propiedad de su hermano Paolo.

Los fiscales del caso habían decidido archivar la parte relativa al mandatario italiano y habían pedido el enjuiciamiento solo para Paolo Berlusconi.

Ahora los fiscales, por orden de la juez instructora, tendrán que formular la petición de envío a juicio de Berlusconi a otro magistrado dentro de 10 días.

Si esta se concreta el mandatario tendrá cinco procesos pendientes al sumarse a los de Mediaset, Mediatrade, Mills y el de la menor marroquí Ruby.

La jueza instructora también ordenó que se incluya entre los investigados al entonces responsable de "Il Giornale" y ahora director de "Libero", Maurizio Belpietro.

El único imputado del caso, Paolo Berlusconi está acusado de receptación, estafa y participación en la revelación de secreto profesional y el proceso comenzará el próximo 4 de octubre ante la IV sección penal del Tribunal de Milán.

Si se confirma el envío a juicio de Silvio Berlusconi, este será acusado de participación en la revelación de secreto profesional.

Los hechos se remontan a 2005, cuando "Il Giornale" publicó una conversación telefónica entre el presidente de la aseguradora Unipol, Giovanni Consorte, y el entonces líder del partido Demócratas de Izquierda (DS), Piero Fassino.

"Tenemos un banco", aseguraba en la conversación Consorte al referirse a la operación para intentar hacerse con el control de la Banca Nazionale del Lavoro (BNL), un caso por el que la Fiscalía de Roma pidió en abril de 2010 el enjuiciamiento del presidente de la Unipol.

La conversación entre Fassino y Consorte todavía no había sido incluida en las actas de la fiscalía cuando fue publicada, ya que estaba aún en manos de la policía y de la empresa Research Control System (RSC), que se encargaba de realizar las escuchas.

El diario "Corriere della Sera" indicó entonces que el 25 de diciembre de 2005 el director de RSC, Roberto Raffaelli, y su amigo Fabrizio Favata mostraron la grabación a los hermanos Berlusconi en la residencia que tiene el primer ministro en la localidad norteña de Arcore, cerca de Milán.