El presidente de EE.UU., Barack Obama, impuso hoy la Medalla de Honor, la más alta condecoración militar del país, al marine Dakota Meyer por haber salvado 36 vidas en una emboscada en Afganistán, después de haberlo invitado el miércoles a una cerveza en la Casa Blanca.

"Cumpliste con tu deber, por encima y más allá", dijo Obama en un acto en la Casa Blanca tras colocarle la distinción al joven Meyer, quien con sólo 21 años, el 8 de septiembre de 2009, salvó la vida a 13 compañeros suyos y a 23 soldados afganos durante una emboscada en Afganistán.

Ese día Meyer, quien no se considera un héroe, dio muerte a ocho insurgentes, a pesar de que había sido herido en un brazo.

Además de recibir la medalla, el joven Meyer se tomó este miércoles una cerveza con Obama en el patio anexo al Despacho Oval, según mostró la Casa Blanca en una fotografía en la que se ve a ambos sentados junto a una mesa, sin chaqueta y hablando distendidamente.

Meyer es el tercer militar que recibe en vida la Medalla de Honor por acciones vinculadas a las guerras de Irak y Afganistán, y el primero entre los marines.

El primer militar condecorado en vida por acciones en esas guerras fue Salvatore Giunta, quien recibió la medalla en 2010 por salvar a dos compañeros en una emboscada en Afganistán.

El segundo fue, en julio pasado, el sargento de primera clase Leroy Arthur Petry, quien en mayo de 2008 en Afganistán levantó una granada arrojada por el enemigo para alejarla de dos compañeros que le explotó a él y le arrancó la mano derecha. EFE