Sergio Schoklender, exapoderado de las Madres de Plaza de Mayo, reavivó la polémica entre las fuerzas políticas de la oposición argentina al comparecer hoy en el Parlamento para ampliar sus denuncias sobre el manejo irregular de fondos de la entidad humanitaria.

La comparecencia de Schoklender, a quien un juez investiga por fraude y lavado de dinero con planes de viviendas de la Fundación Madres de Plaza de Mayo, fue organizada por legisladores de la socialdemócrata Unión Cívica Radical, segunda fuerza parlamentaria, y agrupaciones de centroderecha en discrepancia con el resto de la oposición.

"Soy escéptico sobre lo que un imputado pueda decir. Seguramente dará información que a él le convenga", dijo a los periodistas el diputado Eduardo Macaluse, de la coalición socialista Frente Amplio Progresista, al expresar su rechazo a la audiencia parlamentaria.

Patricia Bullrich, quien junto a otros diputados impulsó la comparecencia de Schoklender, apuntó que esto servirá para "analizar la posibilidad de realizar una denuncia judicial", pero matizó que el ex apoderado no le merece "ninguna credibilidad".

El exapoderado de las Madres de Plaza de Mayo comparece ante las comisiones parlamentarias de Asuntos Constitucionales y de Vivienda, que optaron por llevar a cabo la audiencia a puerta cerrada y sólo permitieron la presencia de la prensa durante unos minutos.

Macaluse advirtió que "es pésimo prohibir el acceso de la prensa y permitir que la gente se entere" y remarcó que resulta "ridículo el argumento de que debe haber reserva porque rige el secreto del sumario" en la causa judicial que se le sigue a Schoklender.

"Está repitiendo lo que ya ha declarado a la prensa, a lo mejor dice algo nuevo, pero insisto en que es un imputado y uno tiene todo el derecho a sospechar que dará información distorsionada", agregó.

Schoklender aseguró que las Madres de Plaza de Mayo han manejado en forma irregular fondos en el extranjero y que aportaron a la campaña electoral de la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Además acusó al secretario de Obras Públicas, José López, de cobrar sobornos en el manejo de fondos públicos concedidos para el plan "Sueños Compartidos", por el que las Madres de Plaza de Mayo construyeron viviendas populares en todo el país hasta el escándalo de mayo pasado, cuando intervino la justicia federal.

Agustín Rossi, quien preside el grupo de diputados del peronista Frente para la Victoria que lidera Fernández, reiteró que la audiencia parlamentaria con Schoklender es "un circo mediático organizado por la oposición".