La Comisión Europea mantuvo hoy su previsión de crecimiento para España durante este año en el 0,8 %, la misma cifra que pronosticó en el pasado mes de mayo, y por debajo de la que prevé el Gobierno español para 2011 (1,3 %).

Las cifras de crecimiento por trimestres en cambio muestran una desaceleración del PIB español, ya que entre julio y septiembre la CE espera que se sitúe en el 0,1 % y que mantenga ese ritmo en los últimos tres meses del año.

Durante el primer trimestre de 2011, el crecimiento español resultó mayor de lo esperado y llegó al 0,4 %, impulsado por las exportaciones, lo que explica que se mantenga la misma cifra de crecimiento para el conjunto del año pese a que entre abril y junio ya se redujo al 0,2 %.