Antonio Banderas, Glenn Close y el director mexicano Arturo Ripstein son algunas de las estrellas que desfilarán por la alfombra roja del Festival de Cine de San Sebastián, que arranca el viernes con 18 películas en competencia por la Concha de Oro y un importante cartel de cine latinoamericano.

A pesar de la crisis y de la cercanía con otras citas de renombre como la de Venecia, el certamen español cumple su 59na. edición estrenando director, capeando la crisis económica y con la intención de estrechar más lazos con América Latina.

"En los próximos años San Sebastián tendrá que conseguir más prespuesto. Ya veremos cómo", dijo a The Associated Press José Luis Rebordinos, que debuta como director del festival tras relevar en enero a Mikel Olaciregui. "Nos gustaría consolidar San Sebastián como un lugar de encuentro entre la industria latinoamericana y europea".

"Queremos que sea un sitio donde se haga negocio, donde se intercambien experiencias y donde la industria latinoamericana y europea se sientan cómodas mezclándose", agregó.

Prueba de esta apuesta es la importante presencia latinoamericana en el certamen de 10 días: dos películas en competencia por la Concha de Oro, máximo galardón del festival, y secciones como "Horizontes Latinos" y "En Construcción", reservadas al cine de la otra orilla del Atlántico.

"Como siempre, y cada vez más, apoyamos al cine latinoamericano. Pensamos que San Sebastián puede ser la puerta para Europa del cine en habla española", explicó Rebordinos. "Por eso la presencia del cine hispanoamericano es muy, muy importante".

En la sección oficial, Ripstein compite con la mexicana "Las razones del corazón", una adaptación a la realidad actual de los últimos días de Madame Bovary. El director mexicano es un viejo conocido de San Sebastián, donde ha ganado en dos ocasiones la Concha de Oro: en 1993 por "Principio y fin" en el 2000 por "La perdición de los hombres".

La directora argentina Ana Katz también aspira al premio con "Los Marziano", una tragicomedia que evidencia los dramas de una familia.

"Creo que son dos películas que son una buena representación del cine latinoamericano para el festival", afirmó Rebordinos. "Ripstein es uno de los grandes directores latinoamericanos y Katz es una directora con menos obra, pero que ya empieza a tener un sitio en los grandes festivales".

En la sección oficial también se estrenan filmes como el español "La voz dormida", de Benito Zambrano, o el francés "Le Skylab", de la actriz Julie Delpy.

Junto a ello, el festival contará con 13 películas latinoamericanos en "Horizontes Latinos" y otras seis en "En Construcción", una sección en la que se presentan cintas todavía inacabadas que buscan el apoyo económico necesario para terminarlas.

"'Horizontes' pretende ser como ese panorama del cine latinoamericano del año, mientras que 'En Construcción' son películas que si salen fuertes de San Sebastián normalmente consiguen terminarse y acaban saliendo por alguno de los grandes festivales del circuito", dijo Rebordinos.

Se espera la presencia de Ripstein y Katz, además de otras figuras como el mexicano Guillermo Arriaga, miembro del jurado que en esta edición preside la actriz Frances McDormand, ganadora de un Oscar por su inolvidable papel de agente de policía en "Fargo".

La alfombra roja de esta bella ciudad vasca, en el norte de España, también lucirá sus mejores galas para recibir al actor Michael Fassbender, reciente ganador del premio al mejor actor en Venecia por su papel de un adicto al sexo en "Shame", y Antonio Banderas, quien presentará "Puss in Boots" ("El Gato con Botas"), un derivado de la serie de películas animadas "Shrek".

Uno de los momentos más esperados será la entrega el próximo domingo del Premio Donostia, que reconoce toda una carrera, a la actriz Glenn Close. El año pasado, el reconocimiento fue para Julia Roberts.

Un nómina importante de figuras, que sigue haciendo de San Sebastián una cita atractiva, pese a la crisis económica que sacude España y la fuerte competencia de festivales como Cannes, Berlín y Venecia.

Pero Rebordinos se marca como objetivo seguir creciendo.

"Hay dificultades y seguimos peleando para conseguir más medios, porque realmente estamos en el límite con todo lo que traemos para poder cumplir nuestras perspectivas de presupuesto", afirmó. "El festival tiene que ampliar su prespuesto, no de una manera exagerada, pero tiene que ir creciendo un poquito, porque si no nos va a ser imposible mantenernos donde estamos".

"Esa es un apuesta a medio plazo de este equipo directivo", añadió.

___

Jorge Sáinz está en Twitter como @Sainz_Jorge

___

En Internet:

http://www.sansebastianfestival.com/