El delantero brasileño Jobson fue suspendido dos años tras arrojar positivo a cocaína después de dos partidos por la liga local.

Sin embargo, el veredicto del Tribunal de Arbitraje Deportivo le permite al futbolista de 23 años reanudar su carrera en marzo de 2012, tomando en cuenta que ya cumplió con seis meses del castigo y porque el caso demoró en ser procesado.

En una audiencia del TAS en junio, Jobson dijo que se desesperó y utilizó crack en 2010 cuando un tribunal deportivo brasileño lo suspendió originalmente por dos años. El tribunal luego redujo el castigo a seis meses.

El jurado del TAS acogió una apelación de la Agencia Mundial Antidopaje para confirmar la suspensión original de dos años.

Jobson, quien reconoció públicamente su adicción, jugaba por Botafogo cuando arrojó positivo en los controles en noviembre y diciembre de 2009.

"El jugador admite haber utilizado cocaína debido a que era adicto", señaló el TAS.