La FIFA desestimó el jueves una apelación de Mohamed bin Hammam a su suspensión vitalicia del fútbol por ofrecer sobornos durante la campaña a las elecciones presidenciales.

El organismo rector del fútbol mundial indicó que un jurado de tres hombres analizó durante siete horas la apelación al castigo original que impuso en julio el comité de ética de la FIFA.

"El castigo de ser suspendido de participar de por vida en cualquier actividad relacionada con el fútbol (administrativa, deportiva o cualquier otra) a nivel nacional o internacional sigue en pie", señaló el organismo en su veredicto.

Bin Hammam ya había anticipado que acudiría al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) si la FIFA fallaba en su contra.

El qatarí escribió el mes pasado en su blog que apeló ante la FIFA "no esperando justicia, sino como parte de un protocolo para poder tener acceso" al TAS.

El líder de la Confederación Asiática de Fútbol niega haber ofrecido 40.000 dólares a dirigentes del fútbol caribeño para que votaran por él en la elección presidencial contra Joseph Blatter.

Bin Hammam se retiró de la votación en medio del escándalo y Blatter fue reelecto al cargo.

El ecuatoriano Francisco Acosta, el argentino Fernando Mitjans y el senegalés Augustin Senghor analizaron la apelación de bin Hammam.