El Departamento del Tesoro de EE.UU. anunció hoy la apertura de una investigación a la empresa de energía solar Solyndra por un préstamo de 536 millones de dólares otorgado por el Gobierno federal, después de que se conociese que la firma se había declarado en bancarrota.

"Vamos a investigar todo lo que el FFB (Banco Federal de Finanzas, agencia dependiente el Tesoro) tuvo que ver en este asunto", dijo Rich Delmar, portavoz del inspector general del Tesoro de EE.UU., en un comunicado.

Según datos revelados por la cadena estadounidense ABC, Solyndra habría recibido préstamos a una tasa de interés de entre el 1% y el 2%, mucho más bajas que las normalmente otorgadas a proyectos de energías renovables, y que fue tramitado a través del FFB.

Este nuevo frente de investigación se suma al iniciado la pasada semana por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), cuyos agentes registraron en California las oficinas de Solyndra.

Todo ello después de que Solyndra cerrara sus operaciones, despidiera a 1.100 trabajadores y se declarara en quiebra el pasado 6 de septiembre, con el argumento de que la caída precipitada de los precios de los paneles solares hacía inviable su supervivencia.

El portavoz del FBI, Peter Lee, dijo entonces que los agentes ejecutaron las órdenes de allanamiento en la sede de Solyndra como parte de una investigación conjunta de esta agencia y el Departamento de Energía.

El posible caso de corrupción pude empañar las apelaciones al desarrollo de energía "limpias" de la Administración de Barack Obama, quien había elogiado personalmente a Solyndra como modelo para las inversiones gubernamentales en estas fuentes de energía en una visita a la fábrica californiana en 2010.

Según los documentos de la investigación, la garantía de préstamo había sido gestionada a finales del Gobierno de George W. Bush y a comienzos del de su sucesor, Barack Obama.

Esta semana, un subcomité de la Cámara de Representantes ha convocado a varias audiencias a funcionarios de los diversos departamentos implicados para aclarar lo ocurrido con los préstamos.