El Rey León", la mayor producción musical presentada en España hasta el momento, traerá la sabana africana a Madrid a partir del 21 de octubre, en un montaje lleno de color, música y diseño artístico que hacen de este espectáculo "algo distinto a los demás", según su directora y creadora, Julie Taymor.

Así al menos lo ponen de manifiesto los 14 años que lleva en los escenarios desde su estreno en Broadway, los más de 70 premios conseguidos y los 50 millones de espectadores en todo el mundo.

Tras un mes de ensayos, el numeroso equipo de la producción que, por primera vez, podrá verse en español en el Teatro Lope de Vega de Madrid, recibe entusiasmado a la persona que ideó este musical a partir de la película de Disney.

En un descanso de los ensayos, los artistas que integran el reparto escuchan el emotivo relato de su directora sobre cómo se inspiró para llevar a cabo su creación, que mezcla elementos de arte africano, asiático y occidental para representar a los animales.

En una entrevista con Efe, Taymor recuerda cómo en su juventud, en Indonesia, aprendió que "el teatro forma parte de la vida".

Por eso, además de arte y entretenimiento, la directora busca algo más en su obra. "'El Rey León' puedes verlo y disfrutarlo, y eso es fantástico, pero lo que me gusta es que la obra te permita llegar a otros niveles. Hay gente que ve reflejado lo que está pasando en su vida", explica.

La naturaleza y los animales de la sabana cobran vida en el escenario con las máscaras, las esculturas animadas y el vestuario que llevan los actores, cuyos rostros son vistos en todo momento.

Ideadas por Taymor a partir de las máscaras africanas, hacen que el actor profundice en otras partes de su cuerpo, en la voz y el movimiento de tal forma que "cuando se enfrenta a su personaje, no está solamente interpretándolo, sino que da un paso más", dice.

También la música tiene en la obra un importante componente africano que se une a las conocidas canciones de Elton John.

"La música sudafricana es increíble", dice Taymor, que asegura que, junto con la danza, es algo que "está dentro de ellos". Por eso siempre hay una parte de actores procedentes de ese país para mantener la autenticidad del espectáculo.

En sus 14 años de vida, la producción no ha cambiado "porque funciona", pero se adapta a los países en los que se representa, especialmente el humor que "es difícil de traducir", señala.

Cincuenta y tres actores y 21 músicos toman parte en esta producción, en la que se podrán ver más de 200 esculturas, figuras animadas y máscaras que representan a 25 tipos de animales.

Los actores protagonistas coinciden en lo difícil que es interpretar a un animal, ya que se requieren unos movimientos muy precisos, explica a Efe David Comrie, nacido en Panamá, que interpreta el papel de Mufasa.

Comrie destaca la "pasión" que les requiere este musical que, según su compañera de reparto, la cubana Yelena Lafargue (en el papel de Sarabi), tiene un resultado increíble: "no ves al actor, ves al león, su movimiento. Somos leones, somos hienas, somos la sabana, somos la naturaleza...", asegura.

El protagonista, el mexicano Carlos Rivera, que interpreta a Simba, considera que este musical es "mágico en todos los sentidos" y es el más "impactante" que ha visto en su vida.

Rivera asegura tener mucho en común con Simba y recuerda que la primera vez que vio el musical supo que "alguna vez y en algún lugar" sería "El Rey León".

El español Sergi Albert, en el papel del malvado Scar y con una dilatada carrera en los musicales, cree que esta producción no traslada solo la historia de Simba, sino que a través de su personaje se refleja lo que se puede llegar a hacer para conseguir el poder.

El musical tendrá un "toque" español como se ha hecho en otros países, un guiño al público que los actores no quieren desvelar. Pero se adivina en el caluroso recibimiento que dispensan a Taymor, con una sevillana y una canción basada en la del "Bienvenido mister Marshall".