El Parlamento Europeo ha pedido hoy a Rusia y China, en su calidad de miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, que no veten una resolución de condena a Siria para que abandone la violencia so pena de ser sancionada por la comunidad internacional.

Es la petición recogida en una resolución conjunta de todos los grupos de la Eurocámara -a excepción de la Izquierda Unitaria europea (GUE)- que ha recibido la luz verde del pleno de la Eurocámara.

Los eurodiputados "instan los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y en particular a Rusia y a China, a que aprueben una resolución en la que se condene el uso de fuerza letal por el régimen sirio y se pida el fin de dicho uso, así como a que impongan sanciones en caso de incumplimiento".

Se aplaude, sin embargo, la declaración de la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que reclama "un proceso político integrador y dirigido por Siria".

En el texto también se pide a la Liga Árabe que actúe, se "aplaude" la condena del régimen sirio por parte de Turquía y de Arabia Saudí y se "lamenta" que Irán siga apoyando el régimen del presidente sirio Bashar el Asad.

Los eurodiputados han condenado por amplia mayoría los abusos de la fuerza contra los manifestantes, activistas y periodistas que protestan por la opresión del régimen en Siria y han pedido "una investigación independiente" para esclarecer los casos de "asesinatos, arrestos, detenciones arbitrarias y presuntas desapariciones forzadas y torturas por las fuerzas de seguridad sirias".

El texto de la resolución ha sido pactado conjuntamente por los populares (PPE), socialistas y demócratas (S&D), liberales (ALDE), Verdes (ALE/Greens) y los conservadores y reformistas (ECR).

En el debate previo al voto, la eurodiputada de los Verdes Ulrike Lunacek pidió a la UE que exigiera a sus empresas relacionarse con el régimen sirio, en particular, para hacer negocios en el sector energético, pero esa enmienda no ha salido adelante durante el consenso del texto común.