El candidato opositor a la presidencia de Nicaragua, Fabio Gadea, dijo hoy que de ganar las elecciones presidenciales de noviembre próximo mejorará la economía, combatirá la corrupción y no aceptará ayudas internacionales que impliquen compromisos ideológicos.

Gadea, que aspira a la presidencia del Gobierno por la opositora alianza Partido Liberal Independiente (PLI), llegó hoy a Miami para reunirse con la comunidad nicaragüense y con grupos del exilio cubano.

"Las metas son crecer más y mejor y llevar al país a un crecimiento del 7 %, actualmente es del 3,5 %. Con un Gobierno honrado que impulse las inversiones y el trabajo para todos vamos a progresar y levantar la economía", indicó en una entrevista con Efe.

El Banco Central de Nicaragua informó la semana pasada que se prevé un crecimiento económico en ese país de "no menos del 3,3 o 3,8 %" en 2012.

Según una encuesta divulgada recientemente, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, lidera la intención de voto con el 44 %, seguido por Gadea con el 32 % y, en tercer lugar, por el exgobernante Arnoldo Alemán con el 13 %.

El empresario de radio y diputado del Parlamento Centroamericano (Parlacen) también dijo que de resultar victorioso en los comicios del 6 de noviembre su país tendrá un "presidente honesto que eliminará la corrupción".

"Y con ello Nicaragua cambiará, se convertirá en un país aceptable para el mundo que recibirá la ayuda de los países democráticos", afirmó Gadea.

El político se pronunció a favor de aceptar los programas que ofrece la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) "siempre que no impliquen compromisos políticos e ideológicos con el Gobierno del señor presidente (Hugo) Chávez".

ALBA es una iniciativa del mandatario venezolano Hugo Chávez y la integran Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, Antigua y Barbuda, Dominica, y San Vicente y Granadinas.

Con respecto a la diáspora nicaragüense, expresó su deseo de que retorne para que contribuya con el desarrollo de la nación centroamericana.

"No queremos que sigan exiliados, queremos que regresen a Nicaragua a hacer un país nuevo junto con nosotros. Podemos lograrlo y hacer que estos nicaragüenses tan valiosos regresen", comentó.

Cerca de 1,5 millones de nicaragüenses residen en el extranjero y cifras extraoficiales señalan que unos 700.000 viven en Estados Unidos, en su mayoría en Miami.

Desde el exterior se han convertido en un motor de la economía nicaragüense con el envío de remesas que en 2010 alcanzaron los 822,8 millones de dólares, según datos del ente emisor de Nicaragua.

Las remesas representaron el equivalente al 44,5 % de las exportaciones de ese año y el 13,3 % del producto interior bruto (PIB).

"A los nicaragüenses en el exterior también les vamos a solucionar los problemas para que como en todo país civilizado puedan tener su cédula, votar y regresar. Pero nuestra meta es que regresen y nos ayuden a recomponer el país", dijo a Efe el político.

El candidato presidencial informó, por otro lado, que se reunirá con grupos del exilio cubano en Miami "a quienes vamos a plantear qué estamos haciendo por Nicaragua y lo que queremos hacer".

"La lucha de Nicaragua contra la dictadura de Ortega es una lucha también contra las dictaduras de Chávez y de Fidel Castro. La causa de Nicaragua es la misma que la de los cubanos", aseguró.

Nicaragua celebrará elecciones en noviembre para elegir a un presidente, vicepresidente, 90 diputados ante el Parlamento y 20 ante el Parlamento Centroamericano.