Patrullas del ejército buscaban el jueves en una región del suroeste colombiano a cuatro personas, parte de un grupo de 13 que fue secuestrado esta semana por una banda integrada por narcotraficantes y ex paramilitares.

Nueve hombres del grupo retenido fueron liberados el miércoles a las 2200GMT, dijo el general Eliécer Pinto, comandante de la Brigada 23 del ejército con sede en el departamento de Nariño, en el suroeste colombiano sobre la costa del Pacífico.

"En este momento estamos en la persecución de este grupo (delictivo) y en segundo lugar estamos estableciendo la verdadera situación de esas cuatro personas, si realmente están secuestradas o no", añadió el oficial en diálogo telefónico con AP el jueves.

El martes, miembros de la banda criminal denominada Los Rastrojos entraron a la localidad de Cumbitara en Nariño -- unos 506 kilómetros al suroeste de Bogotá-- mataron a dos hombres y se llevaron a 13 personas, entre ellas a tres mujeres, según ha dicho la Defensoría del Pueblo.

Aunque inicialmente la Defensoría indicó en un comunicado que los cuerpos de los dos hombres muertos fueron lanzados a un río, el general Pinto aseguró que los cadáveres habían sido recuperados por campesinos de la zona y ya estaban en manos de forenses.

Alertados por los pobladores, unidades de la policía y el ejército comenzaron a buscar al grupo y encontraron a parte de los retenidos en un lejano caserío en la localidad de Policarpa, vecino a Cumbitara, donde Los Rastrojos los mantenían, explicó el oficial. Poco antes de la llegada de las tropas, los nueve hombres fueron liberados y los ilegales escaparon, aseguró Pinto.

El comandante dijo que una de las hipótesis del secuestro es que Los Rastrojos buscan el control de la zona, donde hay cultivos de coca --materia prima de la cocaína-- así como paso para la salida de embarques de droga.

En su informe anual de 2010, Naciones Unidas indicó que de las 62.000 hectáreas sembradas de coca en Colombia, el mayor porcentaje se ubica en Nariño, con unas 15.900 hectáreas.