El déficit por cuenta corriente en Estados Unidos se contrajo en el segundo trimestre, cuando el aumento del precio del petróleo fue compensado con las divisas aportadas por el turismo y los beneficios obtenidos por particulares y empresas en sus inversiones en el extranjero.

El Departamento de Comercio anunció el jueves que el déficit de la cuenta corriente se contrajo un 1,3% a 118.000 millones de dólares en el periodo abril-junio, el menor desequilibrio desde los últimos tres meses del 2010.

La cuenta corriente es el barómetro más amplio de los tratos financieros de un país con el resto del mundo porque además del comercio de bienes, abarca los servicios como el transporte aéreo y flujos de inversiones entre las naciones.

La mejora respecto al primer trimestre, cuando el déficit sumó 119.600 millones de dólares, se debió al excedente en el sector de los servicios, gracias a mayores pagos de los extranjeros que usaron las aerolíneas, y a categoría que sigue los flujos de inversiones.

Los economistas del banco JPMorgan Chase pronosticaron que el déficit por cuenta corriente aumentará este año a 621.000 millones de dólares, un salto del 32% frente a los 470.900 millones de dólares del año pasado.