El mayor banco de Suiza, UBS, anunció el jueves que uno de sus corredores realizó operaciones no autorizadas que podrían ocasionarle 2.000 millones de dólares en pérdidas, precisamente cuando intenta restañar su reputación y ganarse de nuevo la confianza de muchos clientes empresariales.

La policía londinense dijo que detuvo al corredor de UBS Kweku Adoboli, de 31 años, en el presunto fraude. UBS no quiso confirmar su identidad.

El banco dijo que podría cerrar con perdidas el tercer trimestre como resultado de las operaciones no autorizadas. Las acciones de UBS AG cayeron un 8,7% a 9,98 francos suizos (11,41 dólares) en la bolsa de valores de Zurich al comenzar la contratación de la tarde.

El caso evocó comparaciones con el de Jerome Kerviel, un corredor del banco francés Societé Generale que se jugó en secreto 4.900 millones de euros (6.700 millones de dólares). El escándalo estremeció la industria financiera global e hizo que los bancos aumentaran sus controles supervisores para garantizar que sumas tan grandes no fueran transadas secretamente.

El organismos regulador bancario suizo Finma dijo que está en contacto con UBS por el incidente, descubierto el miércoles por la tarde.

"De la magnitud de este caso puede decirse que es el mayor sufrido hasta ahora por un banco suizo", dijo el vocero de Finma, Tobias Lux, a The Associated Press.

UBS apenas dio datos concretos, y agregó que la información sigue siendo investigada aunque ningún cliente sufrió pérdidas. Las transacciones no autorizadas podrían costar al banco unos 2.000 millones de francos suizos (2.280 millones de dólares) en pérdidas, que el banco anunció el mes pasado intentaría ahorrar eliminado 3.500 empleos en dos años.

El fraude tiene lugar cuando UBS intenta restaurar su reputación tras las cuantiosas pérdidas sufridas con las hipotecas de alto riesgo durante la crisis financiera, por las que necesitó un rescate gubernamental, y un caso de evasión fiscal en Estados Unidos que perjudicó enormemente la tradición suiza del secreto bancario.

Adoboli pasó los últimos 5 años trabajando en la división de Contratación Europea de Acciones de UBS, después de tres años de analista. Se graduó en el 2003 en la Universidad de Nottingham, en Iglaterra, donde estudió ciencias de computación y gerencia de empresas.

Adoboli reside en Londres, a poca distancia de la sede británica de UBS, que fue acordonada el jueves por la policía.

Su foto en Facebook muestra un retrato en blanco y negro de un africano de unos 30 años.

Los analistas de temas bancarios señalaron de inmediato su parecido con el caso Kerviel, otro corredor que manejaba grandes sumas de dinero.

Las pérdidas sufridas por el banco Societé Generale, el segundo más importante de Francia, hicieron que Kerviel fuera convicto en octubre del 2010 de falsificación, violación de la confianza profesional y uso no autorizado de un computador para encubrir apuestas por casi 50.000 millones de euros (68.000 millones de dólares) entre fines del 2007 y los primeros meses del 2008. Fue condenado a pagar al banco todo el dinero perdido y proscrito de por vida para trabajar en la industria financiera.

____

Jordans escribió desde Ginebra, John Heilprin en Ginebra y Bob Barr, Greg Katz, Raphael G. Satter y Pan Pylas contribuyeron desde Londres a este artículo.