Miles de empleados de la mina de oro y cobre de la firma Freeport-McMoran en el este de Indonesia comenzaron el jueves una huelga que durará un mes debido a una disputa salarial.

El portavoz del sindicato Juli Parorongan, indicó que aproximadamente el 90% de los 12.000 empleados de la mina participarán en la medida de fuerza.

Los empleados exigen incrementos salariales que irían desde los 2,10 y 3,50 dólares por hora hasta sus niveles competitivos mundiales de 17,50 hasta los 43 dólares por hora, agregó Parorongan.

Es la segunda huelga del año en una de las minas de oro y cobre más grandes del mundo.

Un paro de labores de ocho días en julio — también para protestar por los bajos salarios y el despido de los líderes sindicales — casi provocó la suspensión total de las labores en la mina.

La empresa con sede en la ciudad estadounidense de Phoenix tuvo una pérdida de producción de 1,8 millones de kilos (cuatro millones de libras) de cobre y 212 gramos (7,5 onzas) de oro al día, una producción calculada en 30 millones de dólares diarios.

"Finalmente decidimos lanzarnos a esta huelga porque las negociaciones del 21 de julio al 26 de agosto no lograron alcanzar ningún acuerdo", indicó Parorongan, quien agregó que la empresa sólo estaba ofreciendo un incremento salarial del 22% en los próximos dos años.

Ramdani Sirait, un vocero de la empresa, indicó que el gigante de la minería estadounidense tiene la esperanza de mantener vigentes las negociaciones con el fin de encontrar una solución justa y adecuada para las partes.

"No hay una base legal para un paro laboral completo, o huelga, debido a que las leyes ofrecen oportunidades para mantener un diálogo y una mediación sostenidos", dijo Sirait a la Associated Press a través de un correo electrónico.

El vocero indicó que las negociaciones deberán continuar el jueves y son mediados por funcionarios de Ministerio del Trabajo y buscarán hallar soluciones al conflicto.

Además del aumento salarial del 22%, el vocero indicó que la empresa está ofreciendo un atractivo paquete financiero, que contempla un aumento del 230% en bonos por mayor producción metalúrgica y una contribución del 4% al plan de ahorro para el retiro de los trabajadores.