Sí podría ocurrir. Pero hay pocas posibilidades.

"Contagion", un thriller de Hollywood estrenado la semana pasada, alcanzó rápidamente el primer sitio de recaudación en las taquillas con su narración apasionante de una epidemia global ficticia a consecuencia de un tipo de virus. Los públicos observan con horror lo que le sucede a Gwyneth Paltrow.

Antes de que llegara a los cines, la película generó ansiedad entre los investigadores de enfermedades, aunque por una razón distinta: les preocupaba que el director se tomara tantas libertades artísticas con la ciencia que el resultado fuera un filme excelente... e inverosímil.

Bueno, eso no sucedió.

"Es muy plausible", dijo el doctor Thomas Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), que se encargarían de investigar un brote así.

¿Un nuevo virus que pasa de animales a seres humanos? Eso no tiene nada de ficticio. ¿Diseminación mundial de una enfermedad en pocos días? Desde luego que puede ocurrir en esta época de viajes en avión. ¿Un cataclismo social si las cosas se ponen feas? Déselo por seguro.

Todo lo anterior tiene una respuesta afirmativa. El único alivio aquí es que varios expertos piensan que hay pocas posibilidades de que un nuevo virus pudiera ser tan letal y contagioso al mismo tiempo.

El equipo detrás de la película se apoyó en varios consultores expertos y tomó otras precauciones para asegurarse de presentar correctamente los detalles científicos. Eso incluyó trabajar con el doctor W. Ian Lipkin, reconocido epidemiólogo de la Universidad de Columbia, para crear el virus ficticio MEV-1. Fue diseñado en base al virus Nipah — un peligroso microorganismo detectado por primera vez en Malasia hace una década_, que pasó de cerdos a granjeros.

La actriz Kate Winslet se sumó a esos esfuerzos, entrevistándose con una investigadora de los CDC para emular correctamente detalles como el tipo de ropa que ella usa, sus ademanes e incluso cómo se arreglaría el cabello en un trabajo de campo.

En general, las autoridades de salud dijeron sentirse muy complacidas con el resultado. Durante una presentación previa de la cinta a empleados de los CDC en Atlanta la semana pasada, algunos en la audiencia rieron al ver detalles visuales e incluso jerga que nunca se imaginaron serían empleados en una película comercial.

"Fue muy exacta. Como que nos hizo sonreír a todos, ya que incluyó cosas que pensábamos sólo podría captar la gente en los CDC", dijo Laura Gieraltowski, experta en enfermedades transmitidas a través de los alimentos.

De hecho, las autoridades de los CDC han respaldado la película. La agencia permitió a los cineastas rodar en sus instalaciones principales, la primera vez que le permite un acceso así a un estudio cinematográfico.

Y las autoridades de los CDC han hecho espacio en sus agendas para conceder entrevistas a los medios de comunicación, dar presentaciones en paneles de análisis y ofrecer conversaciones en vivo en la internet con el fin de hablar sobre el filme y la posibilidad de contagios en la vida real.

Es una recepción mucho más positiva que la de "Outbreak", una popular cinta de 1995 protagonizada por Dustin Hoffman, la última vez que Hollywood hizo un intento importante por narrar una historia sobre una epidemia que amenazaba a la nación.

Al igual que "Contagion", esa película tenía detrás un director respetado y un elenco de luminarias, pero cometió errores científicos risibles. Algunos expertos aún sacuden la cabeza al ver cuánto tiempo requirió hallar a un mono infectado, y la rapidez — aparentemente sólo unos minutos — con que se elaboró, probó y distribuyó una vacuna salvadora.