Centroamérica celebró hoy los 190 años de su independencia de la Corona española con discursos oficiales plagados de llamados a la unidad nacional y regional y coloridos desfiles de estudiantes de esta región, azotada por la pobreza y la violencia ligada al narcotráfico y el crimen organizado.

El 15 de septiembre de 1821 los actuales países de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica firmaron el Acta de Independencia de América Central de la Corona Española.

La conmemoración comenzó el pasado 4 de septiembre, cuando la llamada Antorcha Centroamericana de la Paz y la Libertad salió de Guatemala y tras recorrer los cinco países fue recibida el miércoles por la noche por la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, en la ciudad de Cartago.

En un discurso oficial, Chinchilla llamó este jueves a todos los sectores de su país a lograr un pacto social que permita sostener en el tiempo las políticas públicas dirigidas al desarrollo nacional.

Aprovechó la ocasión para aplaudir un acuerdo alcanzado en la víspera con la principal fuerza opositora para tramitar en el Congreso una reforma fiscal que busca bajar el déficit de 5,3 % del Producto Interno Bruto (PIB) registrado en 2010.

"No hay otra salida que aumentar los ingresos tributarios" y, para ello, "no hay otro camino que el de la negociación permanente", que además abrirá camino "a la Costa Rica posible del Bicentenario", afirmó Chinchilla.

Costa Rica celebró la independencia regional con desfiles estudiantiles acompañados de bandas musicales por las calles de todo el país.

En El Salvador, el presidente Mauricio Funes abogó porque "el ambiente creado por la celebración" de las fiestas patrias "sirva para que el liderazgo político nacional, empresarial y social trabajen juntos para la construcción de un nuevo" país.

Las celebraciones incluyeron desfiles de militares y de bandas estudiantiles que recorrieron las principales calles de San Salvador y de otras ciudades del país.

Una portavoz de la policía dijo a Efe que durante el inicio de los desfiles en San Salvador 34 estudiantes de diferentes centros educativos fueron detenidos por protagonizar disturbios públicos.

En Honduras, además de los actos oficiales encabezados por el presidente Porfirio Lobo, quien esta madrugada gritó "Viva la independencia. Viva la República", hubo otros organizados por el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), liderado por Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009.

En un discurso oficial, Lobo señalo que las soluciones a "los problemas comunes" que tienen los pueblos centroamericanos "también deben ser comunes".

Centroamérica es una de las regiones más violentas del mundo, con una tasa de 44 homicidios anuales por cada 100.000 habitantes, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) divulgado el miércoles en México.

Esa situación se deriva principalmente de que la región es utilizada por el narcotráfico internacional para traficar hacia Estados Unidos la droga que se produce en el sur del continente, lo que a su vez alimenta otros fenómenos criminales como el sicariato y las peligrosas maras o pandillas.

El Frente zelayista organizó un desfile con estudiantes de escuelas públicas "no en celebración de la independencia, sino como una jornada de lucha por una verdadera independencia", dijo el dirigente de esa organización, Juan Barahona.

En Guatemala, estudiantes, bomberos y miembros la Escuela Politécnica (militar) desfilaron por el Centro Histórico de la capital con sus trajes de gala y bandas musicales, en un evento que fue presenciado por el presidente del país, Álvaro Colom, y otras autoridades.

La conmemoración comenzó ayer en Guatemala con una sesión solemne en el Congreso en la que Colom dijo que sin una verdadera unión no se puede hablar de libertad y democracia, y que en su país existen "viejas y duras cadenas" que no le permiten superarse en temas de seguridad, justicia y educación.

Anoche mismo, el gobernante de Nicaragua, Daniel Ortega, presidió un acto oficial conmemorativo de la efeméride regional en el que habló de la muerte de los "sueños expansionistas" de Estados Unidos en la región, y de la importancia de la "solidaridad" para el desarrollo de Centroamérica.

Durante su discurso, Ortega pidió a unos 10.000 colegiales que desfilaron estudiar y ser solidarios, los únicos caminos para que "los pueblos y la especie humana" sobrevivan, según opinó.