El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, dijo hoy que la economía mexicana está mostrando una cierta "resistencia" pese a la influencia que tiene sobre el país latinoamericano la marcha de la economía estadounidense, que a su juicio atraviesa ahora un momento "difícil".

"Esta semana hemos tenido datos de producción industrial y ventas minoristas que han quedado por encima de lo esperado por los analistas, por lo que la economía mexicana está mostrando algo de resistencia", aseguró Carstens en la conferencia "50 Summit", que organiza en Nueva York la agencia de información financiera Bloomberg.

Durante su intervención en el encuentro, en la que participan economistas de la talla del Nobel de Economía Edmund Phelps y el director general de Standard & Poor's, John Chambers, el gobernador del banco central mexicano reconoció que "obviamente, en el corto plazo sufrimos las consecuencias de nuestra estrecha relación con EE.UU.".

Sin embargo, Carstens apuntó que en el "medio y el largo plazo estaremos muy cómodos de estar tan cerca de Estados Unidos, un país que ahora está pasando por un periodo difícil pero que tiene un gran potencial".

El gobernador del banco central mexicano aseguró sentirse "cómodo" con las actuales previsiones de crecimiento del país, rebajadas ligeramente por el organismo, que ahora prevé que el producto interior bruto crezca en 2011 entre el 3,8 % y el 4,8 %, comparado con el rango de entre el 4 % y el 5 % previsto anteriormente.

Según Carstens, que perdió la batalla por hacerse con el puesto de director gerente del Fondo Monetario Internacional ante la exministra de Economía francesa Christine Lagarde, tras la dimisión de Dominique Strauss-Kahn, puso de manifiesto que en los últimos tiempos su país ha visto un desarrollo que le ha permitido diversificar sus exportaciones.

"Desde la crisis hasta ahora las exportaciones de México a destinos fuera de Estados Unidos han aumentado alrededor de un 13 % al año", lo que atribuyó al crecimiento de los sectores automovilístico y aeroespacial, que han "atraído muchas inversiones".

Carstens, que prevé que el año que viene la economía mexicana crezca por encima del 3,5 %, destacó que "desde el punto de vista macroeconómico, las cosas en México están en su sitio, porque no estamos sufriendo ninguna de las consecuencias de las economías avanzadas, no tenemos problemas fiscales y tenemos un presupuesto equilibrado".

En ese sentido, el máximo responsable del banco central mexicano se mostró "cómodo" con la política monetaria "neutral" que mantiene ahora esa institución para el país, aunque no descartó que en un futuro "la situación llame a una rebaja de los tipos de interés".