El Gobierno brasileño mantendrá sus planes para concluir la tercera planta nuclear del país y construir otras cuatro tras haber revisado satisfactoriamente la seguridad de las dos actualmente en operación, anunció hoy el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao.

"Pese a los recientes episodios en Japón, Brasil mantendrá su política de expansión del programa nuclear", afirmó el ministro al participar hoy en un seminario sobre energía en Río de Janeiro.

"Tenemos dos plantas (de generación nuclear) funcionando, estamos construyendo la tercera y tenemos proyectos para construir otras cuatro. Tenemos la posibilidad de desarrollar otras en el territorio nacional", agregó el ministro al referirse a los planes y proyectos que serán mantenidos.

Lobao explicó que la seguridad de las plantas nucleares en Brasil fue revisada tras el accidente nuclear ocurrido este año en la planta japonesa de Fukushima y que los estudios demostraron que no hay peligro de un problema similar en el país.

Agregó que la seguridad de la energía nuclear en Brasil fue evaluada tanto por la estatal Eletronuclear como por la Empresa de Pesquisa Energética (EPE, un centro de investigaciones vinculado igualmente al Gobierno) por encomienda del propio Ministerio de Minas y Energía.

Según el ministro, los resultados de esos estudios garantizaron la "seguridad absoluta" de los proyectos en Brasil incluso porque el modelo de las plantas nucleares brasileñas, así como el sistema de seguridad, es diferente del de Fukushima.

El funcionario agregó que lo ocurrido en Japón "no fue un problema de la planta nuclear sino las consecuencias de un tsunami y de un terremoto".

El ministro dijo que China, que está construyendo 28 reactores nucleares y tiene proyecto para desarrollar otros 100 en los próximos 40 años, tampoco revisará su proyecto nuclear pese a lo ocurrido en Japón.

Brasil opera dos plantas nucleares con tecnología alemana en Angra dos Reis, municipio en el litoral sur del estado de Río de Janeiro.

Angra I, con capacidad de 657 megavatios, entró en operación plena en 1982 y Angra II, con una potencia de 1.350 megavatios, en 2001.

La tercera planta, Angra III, ya está en construcción y se prevé que empiece a funcionar en el 2015 con una capacidad de generación de 1.300 megavatios.

Lobao afirmó que el Gobierno va a definir en 2012 los locales en los que serán construidas las otras cuatro plantas, aunque admitió que dos podrán estar ubicadas en el sudeste del país y otras dos en el nordeste.

Tras el accidente nuclear en Fukushima varios países decidieron revisar sus programas nucleares y diferentes sectores le pidieron al gobierno brasileño hacer lo mismo.

Entre quienes defendieron tal revisión destaca el presidente del Senado brasileño, el expresidente José Sarney, un importante aliado del Gobierno.