Cinco de los principales bancos centrales del mundo actuaron conjuntamente el jueves para prestar dólares a bancos en forma ilimitada, una medida que busca tranquilizar al sector financiero de la eurozona y proteger a la economía global de ese nerviosismo.

El Banco Central Europeo informó que se coordinará con la Reserva Federal estadounidense, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional Suizo para ofrecer préstamos de dólares a bancos a reembolsar en tres meses hasta que concluya el año. La Fed no emitió un comunicado por su cuenta.

El esfuerzo coordinado busca impedir que la crisis de deuda en Europa haga descarrilar el repunte de la economía mundial tras estar sumida en una recesión, tema que dominará las conversaciones entre el secretario del Tesoro estadounidense Timothy Geithner y sus contrapartes europeos durante una reunión en Polonia que se efectuaría a partir del jueves por la noche y hasta el sábado.

Los bancos europeos han visto caer el precio de sus acciones, y últimamente algunos han tenido problemas para obtener préstamos entre sí debido al riesgo que padecen de sufrir enormes pérdidas por el hecho de que poseen bonos de gobiernos europeos que atraviesan apuros económicos.

Cuando se rumora que un banco corre el riesgo de sufrir grandes pérdidas, otros bancos dejarán de prestarle por temor de no recibir su dinero de vuelta, un escenario que creó la crisis global de crédito en el 2008. A la larga, la amenaza a la economía mundial más amplia es que los bancos dejen de prestarle a las empresas, asfixiando el crecimiento.

Las acciones, en especial las bancarias, y el euro ganaron terreno el jueves ante las esperanzas de que los préstamos de dólares den alivio a las presiones por falta de financiamiento.

Probablemente el programa impida que cunda el pánico durante los próximos meses, pero sólo es un primer paso, dijo Mark McCormick, estrategia de divisas en Brown Brothers Harriman.