El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, pronosticó hoy que la economía española crecerá en torno a dos décimas en el tercer trimestre con respecto al anterior, una tasa que será similar a la registrada en el segundo trimestre.

En la penúltima sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, Zapatero reconoció, no obstante, que el cumplimiento de la previsión de crecimiento del 1,3 % para el conjunto del año dependerá de cómo evolucionen las tensiones financieras generadas por las incertidumbres respecto a Grecia.

"A día de hoy la aproximación que podemos hacer es que seguirá un crecimiento de leve recuperación, más allá de cuál sea la cifra final de crecimiento interanual, que estará en función de la circunstancia de tensión financiera y de expectativa económica y de confianza", dijo.

A este respecto, añadió que las expectativas económicas dependen del comportamiento de las grandes economías europeas, que en el segundo trimestre crecieron menos de lo esperado.

El líder del conservador Partido Popular (PP), el principal de la oposición en España, Mariano Rajoy, consideró que será muy difícil que el año termine con un crecimiento económico del 1,3 %, una tasa de desempleo por debajo del 20 % y una recuperación del consumo de las familias.

Estas son cifras, recalcó, que no corroboran ni la Comisión Europea ni el Fondo Monetario Internacional "ni ningún servicio de estudios español o extranjero".

Zapatero anunció en julio pasado un adelanto de las elecciones generales previstas para marzo de 2012 al próximo 20 de noviembre por el "interés general" del país, en una etapa marcada por la crisis y las presiones de los mercados financieros sobre España.

Según un sondeo publicado esta semana, a menos de tres meses de la cita electoral, el PP obtendría una mayoría absoluta holgada en los comicios.