El gobierno de Venezuela y el Banco de Desarrollo de China revisaron el miércoles la extensa agenda de cooperación y acordaron renovar otro tramo de inversiones con lo que siguen creciendo los vínculos comerciales entre el gigante asiático y Venezuela.

China en los últimos años ha acordando proveer préstamos a Venezuela por más de 32.000 millones de dólares, con lo que rápidamente se ha convertido en el mayor acreedor foráneo del país sudamericano.

El presidente venezolano Hugo Chávez y Chen Yuan, presidente del Banco de Desarrollo de China, revisaron el miércoles la extensa agenda de cooperación y acordaron renovar otro tramo de inversiones con lo que siguen creciendo los vínculos comerciales entre el gigante asiático y Venezuela.

Chávez, acompañado por Chen Yuan, indicó que durante su reunión en el palacio de gobierno "hicimos una revisión de todos los mecanismos de cooperación con el Banco (...) basados en el principio de gradualidad, el principio de la planificación y el desarrollo conjunto", dijo.

Además "se acaba de renovar otro tramo (en el plan de inversiones), ya que es un ciclo", dijo el gobernante sudamericano, quien destacó que Chen le hizo entrega de un "plan estratégico de desarrollo de largo plazo, de ahora mismo, 2011, hasta 2030, los próximos 20 años, pues".

"China está demostrando eso: No hace falta ser un imperio para ser una gran potencia, abierta al mundo, respetando la soberanía de los pueblos", destacó Chávez.

El gobernante agradeció "el impulso que el Banco de Desarrollo de China ha dado al desarrollo de proyectos en Venezuela con un conjunto de préstamos que se van renovando".

Entre los proyectos que se analizaron, Chávez mencionó "la construcción de nuevas instituciones universitarias, del ferrocarril, el lanzamiento de un segundo satélite y la creación de una planta productora de fármacos", entre otro centenar de proyectos.

Los convenios contemplan que Venezuela pague su deuda con petróleo.

Venezuela es uno de los más grandes exportadores de petróleo del mundo y China uno de los mayores consumidores. El gobierno venezolano prevé aumentar sus ventas petroleras a China a un millón de barriles diarios antes del 2012 y construir tres refinerías en ese país.

Venezuela ha intensificado sus relaciones diplomáticas y comerciales con China como parte de la estrategia del gobierno de Chávez para diversificar su cartera de clientes.