El canciller de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó hoy que los organismos del sistema interamericano se caracterizan por una "militancia política antivenezolana", al hablar sobre el esperado fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos por la inhabilitación del opositor Leopoldo López.

"Esperamos que ellos (La Corte) tomen su decisión. Nosotros tenemos una legislación interna, muy fuerte, instituciones muy fuertes", declaró Maduro al canal estatal Venezolana de Televisión (VTV).

López, exalcalde del municipio caraqueño del Chacao, demandó al Estado venezolano porque fue inhabilitado para ejercer cualquier cargo de elección popular por una decisión administrativa sin que ningún tribunal penal dictaminara su culpabilidad como exige la Convención Interamericana de Derechos Humanos.

La decisión de inhabilitar a López fue tomada por la Contraloría venezolana en agosto de 2008 por dos casos de presunto mal uso de los recursos durante su gestión como alcalde: uno en 1996 en la petrolera estatal PDVSA y otro en la Alcaldía de Chacao en 2004.

El caso del opositor venezolano cerró, el pasado 1 de septiembre, el 92 período ordinario de sesiones que la CorteIDH celebró en Colombia, aunque una fuente del organismo dijo que el fallo será anunciado en Costa Rica, sede del tribunal, después de notificar a las partes.

Maduro aseguró que López "ha tenido todos sus derechos políticos garantizados" y "participa políticamente en todas las actividades" del país.

Indicó que hay una medida de carácter administrativo en contra del dirigente opositor, porque presuntamente "estuvo incurso en un conjunto de irregularidades".

"Esperemos la decisión de la CorteIDH, de acuerdo a la decisión que se tome, será evaluado como siempre por los organismos internos que imparten justicia, el Tribunal Supremo de Justicia, y se determinará su pertinencia o no", añadió.

El pasado 5 de septiembre, el representante del Estado venezolano ante esa instancia internacional, Germán Saltrón, dijo que "darle la razón a Leopoldo López es propiciar la corrupción" y "violar la Convención Americana Contra la Corrupción".

Maduro señaló que la burocracia internacional creada en Washington a la sombra de la Organización de Estados Americanos (OEA), como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Corte Interamericana, está "profundamente vinculada a la política exterior de EE.UU.".

Esto "no es noticia para nadie que conozca el mundo y las interioridades de estos organismos", indicó, y señaló que "han sentado precedentes muy peligrosos de la forma de actuar", al cuestionar un supuesto aval de la Comisión Interamericana al golpe de estado de abril de 2001, que apartó 48 horas al presidente Hugo Chávez del poder.