El ministro de Economía Fernando Lorenzo calificó de "impertinente" un informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos que criticó el proyectado impuesto a la tierra que quiere aplicar el gobierno uruguayo, advirtiendo que podría perjudicar las inversiones agropecuarias.

"Es impertinente", dijo Lorenzo al ser consultado sobre el informe durante la tradicional Exposición Rural, según publicó el miércoles el diario El País.

Agregó que "así como a ese país no le gusta que se inmiscuyan en sus asuntos internos, en Uruguay tampoco nos gusta que esas cosas ocurran, desde ningún ámbito, ni económico, ni político o de cualquier otro tipo".

En un informe elaborado por sus técnicos en Buenos Aires y conocido parcialmente el miércoles en Uruguay a través de El País, el Departamento de Agricultura de Estados estableció que el proyectado Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) "podría desestimular la inversión en el sector agropecuario, tanto en la ganadería como en la agricultura".

El informe, fechado el 31 de agosto, advirtió "la incertidumbre que genera el proyecto entre los productores. Los altos costos de producción, especialmente de fertilizantes, de las raciones para animales, de salarios y energía --aunque compensados por los altos valores del ganado-- también están desestimulando la actividad ganadera y hace que los productores cambien hacia la agricultura que es más rentable".

Un portavoz de la embajada de Estados Unidos en Montevideo, que mantuvo su nombre en reserva por regla de la sede diplomática, comentó a la AP el miércoles que se trata de uno de los informes habituales que se realizan sobre distintos sectores y son presentados a inversores y exportadores para explicarles las condiciones de cada país.

Lorenzo sostuvo que "lo que es importante es analizar si el sistema tributario en su conjunto alienta la inversión y yo no tengo ninguna duda, el sistema tributario uruguayo es uno de los sistemas que al ser diseñado y al ser aplicado más favorece la producción".

En mayo, el presidente José Mujica lanzó la idea de cobrar un impuesto a los tenedores de tierras en porcentajes variables que se aplican desde un mínimo de 2.000 hectáreas. El gobierno espera recaudar unos 60 millones de dólares al año que destinará a obras de infraestructura.

El proyecto de ley que establece el nuevo impuesto se encuentra en la Cámara de Diputados, donde el oficialismo cuenta con 50 bancas sobre un total de 99. Aún no se ha definido cuándo será debatido por el plenario, pero ya ha recibido críticas de algunos diputados.